24 may. 2011

Los que no opinan como yo.

Leer, pensar, argumentar, volver a leer, volver a pensar y volver a argumentar. Y así siempre. Considero que no hay verdad inmutable, porque las cosas cambian y aquellos que dan por buenas sus iniciativas porque sus principios son buenos, me dan mucho miedo. Y para aquellos que gustan de los terribles cuentos de autoayuda, un ejemplo para replantearse las cosas.

En las últimas 24 horas he recibido muchos mensajes en contra de mis anteriores comentarios. Y en esta ocasión, más públicos y notorios de lo habitual. Aunque he terminado de mal humor con mi amiga desconocedora del PER por una triste contestación, voy a redactar otra entrada sobre el tema.

Primero, dejar claro que las absurdas campañas y los comentarios jocosos sólo pretendían devolver el ambiente divertido de este espacio. Tanto tema serio está dejando olor rancio a naftalina, pero veo que estos temas no admiten bromas... A mí me divierte que me llamen medieval y peperito, pero bueno, el que se pique...

Y ya que el TitoChelu anima el debate, vamos a darle caña empezando por las acampadas.
  1. Los objetivos principales de la campaña eran movilizar al electorado (ojo, que no es lo mismo que movilizar a la sociedad) y demostrar el enfado con la clase política. Esto queda demostrado con los nombres de los principales movimientos que dieron lugar a la acampada: #nolesvotes y #democraciarealya. Ahora resula que no, que la acampada busca el cambio en la sociedad y bla, bla, bla. Lo siento mucho, pero con las asambleas, el liderazgo compartido, etc. están demostrando que el movimiento tenía una intención y, una vez pasadas las elecciones no tiene clara su continuidad ni sus intenciones, empieza a desnortarse y terminará siendo excusa de cualquier tontería tal y como están denunciando los mismos internautas. Como ejemplo sólo hay que ver las peregrinas ideas de algunos, que gracias a Hadasinh nos han llegado, sobre la necesidad de organizar un comité espiritual, o la pérdida de tiempo en temas banales (grandísima la referencia al Frente Popular de Judea).
  2. La buena intención y los valores que dicen tener los acampados son pura fachada. Y son ya muchos los ejemplos que se han ido viendo a lo largo de los días con acciones como los ataques a determinados medios de comunicación o la negativa a colaborar con los pequeños comerciantes que se están viendo afectados por la acampada, que tienen miedo de quejarse ante posibles represalias.
  3. La jornada de reflexión es un elemento jurídico que hay que respetar y no por haber sido violado en otras ocasiones como el 13m, se debe despreciar. Es la ley y, por muy desfasada que esté, hay que cumplirla. Ahora bien, dentro de las reformas electorales que se deberían ir promoviendo, se puede eliminar dado su anacronismo y el escaso interés que se demuestra en cumplirla.
  4. La libertad de reunión existe pero está regulada. Cualquier reunión con un número elevado de asistentes debe solicitar los pertinentes permisos y contar con los medios suficientes para preservar la seguridad de los asistentes. Cualquier fiesta rave o partido de fútbol solicita a su junta de distrito permiso, solicita los medios médicos y de seguridad para su normal desarrollo.
  5. A estos grupos se les denegó en primera y última instancia el permiso para manifestarse, pero el Ministerio del Interior consideró más apropiado no actuar. Tendrían sus motivos, no lo dudo, pero están creando un antecedente y, en el futuro, podría crear confusión y generar mayores problemas. Vuelvo al mismo principio, es la ley, igual para todos, y por muy difícil que sea hacerla cumplir en un determinado momento, en el futuro puede resultar peligroso no hacerlo. Que la gente acampa para ver a Justin Bieber, muy bien, si el número de fans es demasiado elevado se obligará al organizador del concierto a poner las medidas necesarias, pero 40 niñas con sacos de dormir es una fiesta de pijamas, no una manifestación. Y si se quieren comparar, peor para ellos.
  6. Desconozco si las asociaciones que propuse se manifestarían de esta forma, pero seguramente seguirían las normas y acatarían la resolución judicial que les prohibiera manifestarse. ¡¡¡¡AY DE ELLOS COMO NO LO HICIERAN!!!! Negándose a cumplir, por ser movimientos de carácter religioso/derecha aparecerían en los medios de comunicación como beatos, meapilas, fachas, retrógrados, curas pedófilos, etc, etc, etc. Es la imagen que se da en ciertos círculos a estos movimientos y estoy seguro de que no tendrían el mismo apoyo. No me gustan estos grupos, pero defiendo su derecho a opinar y manifestarse sin ser vilipendiados. Como bien comenta TitoChelu: "cada uno esta en su derecho de quejarse por lo que le apetezca en la manera que estime oportuna dentro de la legalidad". Bien, pues la legalidad es que está prohibido manifestarse en la jornada de reflexión y, hasta que no se modifique la ley, la acampada no es legal.
  7. Las costumbres centenarias de otros países a la hora de manifestarse puede que no se puedan importar. Primero, por el compromiso social y cívico de estas democracias no existe aquí (donde el respeto es casi nulo como demuestran las procesiones ateas). Segundo, porque nuestro clima permite permanecer acampado sin fin (delante de la Casa Blanca en invierno hay pocos manifestantes). Tercero, porque los speaker corners son tradicionales, única excusa para mantener su existencia ya que Internet parece un método más lógico para realizar este tipo de campañas.
  8. Por último, retomando la referencia a los supuestos valores democráticos de la acampada y sus seguidores, en cuanto se dieron a conocer los resultados electorales, la Red se llenó de comentarios insultando a los votantes. ¿Sólo es democracia cuando los resultados les gustan?
Hablando de resultados, sigo trabajando en la estadística, que hoy no funcionaba la página del Ministerio de Magia y no me he podido descargar todos los datos.
Termino comentando algo sobre Bildu. El problema político nacionalista español es muy particular. Nada tiene que ver con el Irlandés y requeriría de más espacio y tiempo del que quiero dedicarle. Si no se corrige, terminará balcanizándose y todos sabemos como terminaron los Balcanes. Los errores políticos se cobran extrañas víctimas, y los malos políticos toman muchas y muy malas decisiones. Titulé el anterior post como Sembrar vientos: negar la negociación, realizar extrañas maniobras policiales y retorcer decisiones judiciales sólo han conseguido degradar a ministerios, policías y jueces. Está claro que Bildu no es más que otro sistema para que radicales obtengan beneficios y demostrar las buenas intenciones del ejecutivo. Y lo que es bueno para los radicales es malo para todos los demás.

A mí me da igual, no tengo interés ninguno en ambos territorios, pero creo conveniente defender a todas aquellas personas que allí viven, que son más vascos o catalanes que los autodenominados nacionalistas y quieren seguir siendo españoles. ¿Nadie se acuerda del cambio de apellidos de Carod-Rovira? ¿Y del charnego Montilla chapurreando catalán? ¿Y del RH vasco?

1 comentario:

joselu dijo...

por si te ayuda con tu estudio estadistico ;)

http://blogs.elpais.com/metroscopia/2011/05/el-15-m-y-las-elecciones-en-madrid.html