29 mar. 2011

La Ciencia (Ficción) Española.

Aunque Paito se haya adelantado, complemento mi anterior post sobre inventos de la Ciencia Ficción Española inexistente por culpa de nuestra aberrante ignorancia. La Ciencia Ficción siempre parte de la propia ciencia, de la que se alimenta, y al mismo tiempo propone ideas y conceptos.

La ciencia española gozó de una maravillosa generación de científicos, ingenieros e inventores nacidos a principios del siglo XX y tuvo un gran desarrollo poco analizado, potenciado y anunciado.
Poca gente conoce el trabajo de grandes ingenieros como Barreiros, Ricart o Arias-Paz. Como mucho nos hablan de Goicoechea, Peral o de la Cierva en la Primaria y puede que sepan que Ochoa o Cajal fueron premios Nobel. Pero Jiménez, Marañón o Peset quedan como nombres de hospitales sin que nadie sepa a ciencia cierta quienes eran estos señores.

Pero como no perdemos el humor, los inventos más importantes de la Ciencia Ficción Española son, en su mayoría, de los profesores Bacterio y Franz de Copenague. Y los más recordados son:
  1. El Sulfato Atómico. Loción inventada por el profesor Bacterio para la eliminación de las plagas del campo. Algo así como la recomendación de los ecologistas para contener las plagas de topos en Castilla.
  2. El motor de combustión por propergoles. Diseñado por un grupo de emprendedores españoles encabezados por don Anselmo. Y sin ayuda de planes de economía sostenible.
  3. El coche magnético del profesor Franz, invento para ahorrar gasolina que fácilmente podría ser una propuesta del ministro Sebastián para el ahorro energético.
  4. La gaseosa, el sintasol y el motocarro español para viajar en el tiempo.
Desgraciadamente no puedo hablar más sobre la Ciencia Ficción Española porque aquí no se hacen nada más que mierdas como "El Caballero del Dragón", "Supernova", "Acción Mutante" o "Plutón BRB Nero", que hasta el nombre no pasa de soez chascarrillo sin gracia. Y luego pretenden que veamos más cine español cuando lo más taquillero del año es Torrente 4 (que ya no somos ni un poquito originales).

No hay comentarios: