15 feb. 2011

Repito: Los Goya son una tomadura de pelo.

Algún fan de las películas de Jesús Bonilla me ha recriminado mi crítica destructiva de ayer. Pues bien, reitero mi falta de entusiasmo y critico la cutrez del cine español. Industria que pretende vivir gratis y combrando de un dinero que no le pertenece y subvenciones que no merece. Y la gala me parece simbólica de esta actitud. Siempre los mismos actores, con trajes prestados, en un local prestado, usando joyas prestadas, con publicidad por todas partes, con medios de comunicación comprados y censurados, con los mismos mensajes de siempre, las mismas pancartas y las mismas historias.




Y para dejar las cosas claras, otra lista:

1. Que la Academia de Cine Español y su industria está vendida al Gobierno es un hecho. 
  • Su director ha dimitido por obra y gracia de la Ministra de Cultura. Y sus compañeros agachan las orejas y aplauden a la ministra.
  • La gala es una fiesta organizada por un organismo subvencionado y controlado, muestra de ello es que tengan como esponsor a un organismo del Estado. ¿Por qué Jameson ha pasado a segundo plano?
  • Mucho ministro en la ceremonia y rápido mutis por el foro para evitar incómodas preguntas o filtraciones.
2. Que son unos cutres:
  • Una gala con una alfombra roja con el logotipo de la Lotería. ¿No llega el presupuesto para una alfombra lisa?
  • De invitado especial: Pancho, el perro que anuncia la Primitiva. ¿Es que no quedaba suficientemente claro el punto anterior?
  • Esos detallitos de los que todavía se tienen que pagar el traje y de otros que todavía no saben vestirse para la ocasión.
3. Que no tienen nivel, calidad ni (desgraciadamente) público.
  1. Cada discurso, una horterada.
  2. Como comenta Patch, para intentar dar algo de nivel aceptan películas extranjeras que tengan algún español trabajando en ella.
  3. La lista de grandes triunfadores no llena las salas españolas. Pan negro (<60 mil), Camino (<250 mil), Mar adentro (<4 millones),  Ágora (<3,7 millones) o El orfanato (<4,5 millones).
  4. Las películas más taquilleras son films como Torrente o Mortadelo y Filemón, o producciones "poco" españolas como Los otros, Ágora o Los crímenes de Oxford.
Para mí, esto es suficiente motivo para pensar que los Goya son una tomadura de pelo, eso sí, subvencionada y, por tanto, de todos.

3 comentarios:

Alas dijo...

Si levantas ampollas por algo será. =D.

Ada sin H dijo...

¡Afirmo!

Cuke dijo...

¡¡Últimamente me estáis reforzando en exceso!! Me sonrojo. Mil gracias.