22 feb. 2011

Brillante no significa bonito.

Me estoy volviendo un rebelde y vuelvo a publicar sobre un tema polémico: lo brillante no es bonito.

Y no intentéis persuadirme de lo contrario.
Los zapatos de charol, los más brillantes de todas las categorías, no son bonitos.
Las pegatinas de cristalitos brillantes no son bonitas.
Las brillantes bolas de discoteca no son bonitas.
Los cristales espejo brillantoso no son bonitos.
Los trajes de chaqueta tornasolados brillantosos no son bonitos ni elegantes.
Los bolsos platados/dorados no son bonitos.

Que quede claro: NO, NO, NO y NO, los trajes de burbuja freixenet no son bonitos
Y, por supuesto:
LOS BOLSOS PARA ORDENADOR BRILLANTES NO SON BONITOS.
Tener que vender esto es un castigo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

va a juego con tu casco de amianto


por lo que no entiendo cuál es el problema. Vende las dos cosas juntas

Loft

Ada sin H dijo...

¡Jala!!!! Ké bonicos!!!!!!!

Cuke dijo...

Sabía que os gustarían.

Anónimo dijo...

ja,ja,ja me gustaría presentarte a una profe de infantil que considera que ningún trabajo de los peques está acabado hasta que no derrama sobre ellos una tonelada cúbica de purpurina jajajjaa

BS
I