27 ene. 2011

Sin descargas, de nuevo.

Puede que el siguiente texto, escrito por mí, no sea original ni interesante, pero sí lo recomiendo como recopilación de artículos sobre los derechos de autor. Son muchos, pero realmente son interesantes.

Retomamos el tema que tanto nos preocupa de la Ley de Desarrollo Sostenible porque se están llegando a acuerdos entre los principales partidos y están descartando la opinión de profesionales de reconocido prestigio.

Estos descartes supondrán para España perdidas millonarias ya que muchas de las empresas distribuidoras de productos informáticos no quieren trabajar aquí por los multiples gastos, impuestos y restricciones. Ya advirtió el Sr. Punset del peligro de intentar controlar Internet por parte de los políticos y de todos los grupos de poder a sus espaldas. Y obsesionados por una pequeña parte del problema como son las descargas, olvidan un montón de cuestiones de las que quiero hablar.

1. Los antecedentes de derecho. La legislación en la que se basan todas las leyes sobre derechos de autor en Europa provienen de la Convención de Berna de 1.886. Basado en aquel convenio, el marco jurídico de las prestaciones para artistas se define en el Convenio de Roma de 1.961. Yo no quiero decir nada, pero me temo que desde entonces las cosas han cambiado un poquito como para seguir basando la actual legislación en un convenio del siglo XIX y otro de hace 50 años.

2. Definición de artista y/o autor. Al hablar de artistas, todos pensamos en cantantes y actores, pero también son autores los científicos que publican estudios sobre fusión fría, vacunas o curas contra el cáncer. Mucho ruido hacen los artistas reclamando por su trabajo que depende mucho del de los verdaderos autores de sus canciones y guiones. Por ejemplo, hace unos días murió Augusto Algueró, autor de la música de "La chica yeyé" o "Tómbola", pero ¿quién escribió la letra? Las letras de casi todas las grandes canciones compuestas por él eran de Antonio Guijarro. ¿Quién se acuerda? Pues Antonio Burgos y dos o tres más. ¿Es justo que los actores cobren miles de millones por las películas y los músicos o guionistas no? ¿Alguien recuerda la huelga de guionistas y escritores que paralizó la producción de películas y series hace unos años en los Estados Unidos? ¿Alguien piensa lo que significaría que todos los jóvenes científicos que trabajan en laboratorios escribiendo sobre medicinas abandonasen su trabajo tan solo unos días? Jolie, Pitt y todos los guapos de Hollywood no pueden trabajar sin guionistas y su aparición en pantalla no aseguran el éxito de la película ni beneficios millonarios. En cambio, un buen guión puede ser un éxito asegurado, y los guionistas no cobran sueldos millonarios. Si hablamos de médicos... no lo quiero ni pensar. Recordemos que médicos y científicos están obligados a publicar artículos y asisitir a congresos para mantener sus plazas, siendo obligados a ceder sus derechos al hospital o editorias correspondiente. ¿Esto es defender los derechos de autor?

3. Tecnología. La tecnología ha evolucionado una barbaridad y con ella los oficios y la forma de vida. Con los ordenadores han desaparecido puestos de trabajo como mecanógrafas, linotipistas, telefonistas o cartelistas. Hace 50 años las salas de baile contaban con una banda de músicos y ahora con un dj con altavoces. La edición de textos se ha abaratado, necesitan menos mano de obra, su calidad es mil veces mejor y tenemos bibliotecas por doquier. Si nadie se plantea seguir usando máquinas de escribir, ¿por qué nadie se plantea el uso de bibliotecas y discotecas digitales? ¿Por qué copiar y leer un libro digital es un delito y sacarlo de la biblioteca y leerlo no?

4. Economía. Los impuestos y los beneficios. Si algo tiene que quedar claro en esta legislación es la imposición y gestión de impuestos así como de los beneficios que estos generan. ¿Qué se denomina cultura? ¿Qué impuestos tendrán los libros y discos? ¿Y los reproductores de mp3? ¿Tendrá recargo la compra de música por iTunes? ¿Y los conciertos? ¿Y la compra de conciertos por Pago Por Visión? ¿Y el visionado de películas en PPV? ¿Pagará canon digital una cámara de fotos con memoria digital? ¿Podré copiar las películas que compre en PPV en otro disco duro en el que ya he pagado el canon digital? ¿Y prestar un libro digital? ¿Se prohibirá el préstamo de libros digitales? ¿La descarga de libros digitales estará gravada con los mismos impuestos reducidos que los libros o con los impuestos y cánones de productos tecnológicos? ¿Si compro en página internacionales tengo que pagar impuestos españoles? Pues hasta donde he leído sobre la ley, no aclara nada sobre estas cuestiones.

5. Subvenciones. Artistas, editores, productores y distribudores se están beneficiando de subvenciones y reducciones de impuestos, así como del cobro de cánones especiales. ¿Es justo que el productor de una película reciba dinero para rodar una película a fondo perdido pero se quede con los beneficios que esta produzca? ¿Es justo que artistas reciban ayudas para dar un concierto cobrando entradas y quedándose los beneficios? ¿Por qué una empresa privada gestiona un canon impuesto a los ciudadanos? ¿Quién justifica y controla el sueldo de estos gestores? ¿Cómo han accedido estas personas a la gestión de dichos organismos? ¿Por qué tienen que soportar las empresas "tecnológicas" los impuestos creados para beneficiar a empresas "culturales"?

6. Barreras legislativas. Como decía al principio del post, a la hora de legislar no se están teniendo en cuenta las dificultades y arbitriariedades a las que se tienen que enfrentar las empresas, que desisten de entrar en el mercado español, con las pérdidas económicas que esto supone. Para comenzar, una empresa que quiera comercializar un libro electrónico en España tiene que superar las barreras autonómicas, es decir, tiene que adaptarse a la legislación de cada región y comercializar el producto en los idiomas autonómicos asumiendo los costes que esto supone. Además tiene que adaptar sus precios a los impuestos (18% para productos electrónicos) y el canon digital. Adaptar el precio significa perder beneficios o vender menos porque el precio es más alto. Por otro lado, las editoriales se parapetan tras acuerdos con el beneplácito del gobierno distribuyendo a través de la plataforma única Libranda en un único formato impidiendo la libre competencia como sucede en Estados Unidos, donde los editores pueden distribuir a través de Amazon bajo su formato Kindle o en ePub a través de otras plataformas menos famosas, pero libres de distribuir los libros. Con Libranda, los editores no cambian el modelo editorial, lo perpetúan y amplían su control del mercado en la red y manteniendo precios incomprensibles, porque cobrar lo mismo por la edición impresa que por la edición digital es un robo y una estafa.

Con todo ello, resumo y aclaro:

1. La tecnología y el mercado han evolucionado demasiado para continuar con bases legislativas tan anticuadas. Se requiere de una nueva ley y de una reforma en profundidad de las bases legislativas. Reforma consensuada y definida por todos, desde coreógrafos (sí, las coreografías también tienen autor y derechos) a pintores y escritores.

2. Desaparición de los privilegios para editoriales y supuestas empresas dedicadas a la difusión cultural. Desaparición de cánones así como de las deducciones y reducciones de impuestos de los que se benefician estas empresas.

3. En vez de gastar dinero subvencionando mamarrachadas, podrían ir pensando en obligar a editoriales y discográficas a cambiar el modelo de negocio y, con ayudas del gobierno y publicidad, crear bibliotecas virtuales con precios reales y razonables.

4. Definición del mercado y de las imposiciones legales facilitando la entrada en el mercado de nuevos productos, haciendo del mercado español un lugar de interés para abrir mercado a empresas. España podría ser sede de desarrollo de negocios con vías de expansión en toda hispanoamérica y puerta de enlace entre Europa y el mercado hispanohablante de América (recordemos que hay más hispanohablantes en los Estados Unidos que en España).

5. Con una legislación en condiciones crearemos trabajo en las áreas científicas y tecnológicas evitando que los jóvenes que cada año salen de las Universidades se vayan al extranjero. Crearemos un mercado que no dependerá del ladrillo ni de vaivenes políticos. Avanzaremos en el número de patentes y desarrollos técnicos creando puestos de trabajo. Abriremos nuestro mercado y seremos punto de acceso a otros mercados.

9 comentarios:

joselu dijo...

me pongo de pie ante tu articulo...


por otro lado... ten en cuenta que como han hecho la ley a la española, va a ser totalmente inutil

Cuke dijo...

Jajaja, gracias Joselu!!
Es cierto que tiene toda la pinta de ser una legislación con pocas portunidades, pero parece que van a estar de acuerdo todos ellos en fastidiar al internauta...
Pero no nos va a importar porque ya es posible usar Netflix en España usando algunos truquitos...

Cuke dijo...

Netflix es un servicio online de alquiler de películas y series al módico precio de 8$. Sólo se puede usar en los EE.UU. pero existe una forma de saltarse esta prohibición:

http://www.xatakaon.com/video-musica-y-television-online/como-crear-una-cuenta-de-netflix-desde-fuera-de-usa

Ada sin H dijo...

De lo mejor que te he leído (pititas y clientes-raros aparte) ¡Tú sí que vales!

Ada sin H dijo...

Quería twittearlo, joven, pero veo que no has incluido esta tecnología en tu blog...

Cuke dijo...

Cada día me siento más honrado con vuestros halagos, visitas y agradecimientos.
¡¡Así da gusto escribir!!
Mil gracias Ada, te hacemos caso y añadimos el tuiteador automático.

McPerez dijo...

Verdades como boinas, muy bueno, Juanjo

Ana Pla dijo...

Sr Zapater ... a sus pies ...

Anónimo dijo...

Y así nos tienes : que no pasamos por la puerta por tu culpa

chapeau

Loft