10 ene. 2011

Otra Navidad es posible.

Bueno, después de una interminable campaña navideña, volvemos a la tranquila monotonía diaria. Este año ha sido especialmente duro.

La Navidad para mí es algo diferente.


Son las vacaciones que más trabajo. Son los días que más temprano me levanto, más tarde me acuesto, pero no veo la luz del día. Son fechas de reuniones familiares y comidas con amigos, pero es cuando menos como en casa y menos veo a mi familia y amigos. Son los días de exaltación de los buenos deseos y buenas intenciones, pero son los días que más veces tengo que discutir.

Son días que están llenos de anécdotas, de cosas divertidas, de peleas, de cabreos, de disgustos, pero me quedo con lo bueno. Me quedo con la última de las Historias Increíbles de la campaña:
21:28 horas del último día de campaña.
Suena el teléfono, me acerco a cogerlo con mi jefe a mi lado.

Cukecito en la última media hora de trabajo de la temporada:
- Informática, buenas tardes -contesto alegre-.
Señora sollozante:
- Me he comprado un ordenador hace un par de horas, he metido una contraseña y el ordenador me dice que es incorrecta.
Celumhdtdlt:
- Compruebe que las mayúsculas no estén bloqueadas -respondo rápidamente-.
Ss:
- Eso ya lo he hecho, ¿cuál es la contraseña?
Celumhdtdlt:
- ¿Cómo pretende que yo sepa su contraseña?
Ss:
- Es que... ¿qué contraseña uso? - responde rompiendo a llorar-.
Celumhdtdlt:
- Señora, ¿cómo voy a saber yo su contraseña? - respondo asombrado mientras mis compañeros ríen-.
Ss:
- Un ordenador... Recién comprado... Su garantía... Ustedes... -chilla desesperada-.
Celumhdtdlt:
- Señora, ¿quién ha puesto la contraseña? -contesto riendo-.
Ss:
- Yo, pero... -vuelve a llorar-.
Celumhdtdlt:
- Pues ya sabe quién tiene la culpa... -y riendo he colgado-.

No hubiera tenido inconveniente en ayudarla, pero en ningún momento ha pedido ayuda,  ha preguntado algo razonable, ni ha tenido modales al dirigirse a mí. Todo lo contrario, ha exigido, chillado y no querido admitir su error de modo que no he usado mis superpoderes...

No hay comentarios: