17 ene. 2011

De importación.

Ya he hablado de tontos en otra ocasión, pero esta semana me he sorprendido, pues pensaba que el cupo de tontos en España se había cubierto con el PIB (producto interior bruto, para los de la LOGSE), pero resulta que en España tenemos tontos de importación.

Como debe ser que no tenemos suficiente con lo que da la tierra, traemos tontos de importación para que nos hablen de cosas muy sencillas de manera muy pomposa y luego demuestren su gran habilidad.

Selecciona y contrata personal de primera teniendo que pagar a la empresa a la que pertenece el empleado para rescindir su contrato, paga una nómina más alta para que el personal quiera trabajar contigo, a veces logra un par de años de buenos resultados y se lo regala a otra empresa.

Repite el proceso por muchísimo más dinero y, como los presupuestos no permiten más lujos, no se puede contratar más personal. Así, con la primera baja laboral no tiene personal y pretende volver a contratar al primero que regaló (pagando de nuevo).

Esta es la inteligente gestión de recursos humanos que, además, repite una y otra vez el tonto de importación.

Y lo grave no es que el tonto de importación realice su función (que para eso está), el problema es que su jefe todavía no lo ha despedido... ¿Quién es más tonto de los dos?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Usía haría bien estando calladito en lo referente al Madrid. O al contrario, contar todo lo que sabe, de esta temporada y de anteriores. Me explico: recordemos que su hermano Jaime estaba en la junta directiva con Lorenzo Sanz y que podría contar muchas cosas de aquel domingo en el que perdieron las elecciones y , misteriosamente, desaparecieron documentos y ordenadores.

El club quedó hecho un desastre

LOFT