24 ene. 2011

Buenitos.

Puedo entender que una nonagenaria mojita de clausura tenga una bondadosa visión del mundo y perdone la maldad del mundo, pero por eso es monja de clausura y tiene 90 años, porque es buena y no se ha corrompido.

Esta señora, si fuera atracada, golpeada y maltratada, seguramente encontraría justificación a la salvajada y perdonaría al sujeto porque seguro que el pobre tenía hambre. Pero la legislación y los que formamos la sociedad deberíamos salir en defensa de la viejuna hermana y castigar al animal capaz de cometer semejante delito separándolo del resto de la sociedad para evitar que cometiera más atrocidades.

Pero que los medios de comunicación y partidos políticos, por tanto, la sociedad en general, justifiquen de una u otra manera a sujetos capaces de cometer alguna que otra atrocidad me parece repugnante. A estas personas de tan buen corazón mi progenitor a los denomina buenitos.
Resulta que en Holanda tienen a un enfermo en un sanatorio atado con arnés y a una buenita empleada se le ha ocurrido denunciar su situación. Acto seguido, su madre ha grabado unos vídeos terribles de los que seguramente ha sacado tajada vendíendolos a la televisión sin que nadie denuncie a la madre por vender la dignidad del hijo enfermo.
Lo siento mucho por el enfermo, por lo  que está pasando él y su familia, pero si es capaz de destrozar una habitación preparada en menos de 30 minutos en un ataque, no me quiero imaginar lo que puede hacer con la cara de la buenita empleada denunciante, o de la entristecida mamá, o del político socialdemócrata que ha pedido un debate sobre el tema. Yo dejaba al chaval suelto una temporadita en la misma habitación que ellos. A ver qué opinaban de la necesidad del arnés después de un par de ataques. Tengo por seguro que pedirían un arnés, unos grilletes y un calabozo.

Lo siguiente sería que la correspondiente buenita asociación de abogados denunciase al gobierno para conseguir un poquito más de dinero. Pero no ha podido ser porque en esas latitudes las cosas se hacen como Dios manda y automáticamente han presentado los suficientes informes para acallar todas las críticas y evitar más reclamaciones, indicando que no es un caso aislado y que, desgraciadamente, a este tipo de enfermos hay que mantenerlos a raya con estas herramientas.

Aquí en Las Batuecas, como siempre, hacemos las cosas a nuestra manera. Tenemos asesinos confesos libres en paradero desconocido cobrando una pensión mientras sus víctimas, destrozadas sino muertas, malviven con pensiones por invalidez. A famosos delincuentes (porque conducir sin carnet es un delito) que atropellan a un peatón, se dan a la fuga, engañan a la policía para evitar la cárcel y, a pesar de ser condenados, están en la calle y les hacen un programa en la televisión. A jóvenes asesinos escondidos y protegidos para que no les obliguen a confesar sus crímenes esperando a que nadie encuentre a la asesinada y verse libres. A energúmenos que atacan a médicos y sólo son castigados con unos pocos euros, en cambio, si el médico se defiende, pierde su puesto de trabajo y su título de por vida. 

Pero lo más cojonudo de todo es saber que un buenito a ayudado a unos mamarrachos llegados de una dictadura tercermundista a denunciar a un maestro. Que un maestros sea denunciado y vea peligrar su trabajo porque le acusan de vulnerar los derechos del menor al hablar del cerdo en clase es demasiado. Cogería al niño y lo llevaba al país de sus padres para que viera lo bien que cuidan de sus derechos allí. Cogería al padre, le daba un cerdo atado con una correa y le dejaba en su país, a ver cuánto tardaba en comerse un jamón al pasar una semana sin nada para mover el bigote. Y cogía al abogado y lo dejaba en una cárcel marroquí, a ver si allí tiene cojones de denunciar a alguien. Ah, no, que allí le pueden poner mirando a La Meca.

Viendo cosas así, no me extraña que venga un hijo del altiplano y me diga que él tiene todo el derecho del mundo a molestarme con su música a todo trapo hasta las doce de la noche (sí, literalmente dijo que tenía derecho a molestarme). Luego, si le doy un guantazo que lo visto de torero, me denunciará porque soy más alto que él y tiene complejo de Torrebruno... pero es que me estoy empezando a cansar de tonterías.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

lexatin 0.5

uno por la noche, dos horas antes de ir a dormir


Loft

Cuke dijo...

¿Y la siesta? ¿Y si es domingo y es el único puto día que puedes dormir hasta que te de la gana? ¿Y si se meten el regueton por donde amargan los pepinillos?

Por cierto, eres un drogota y un yanqui.

Felix The Cat. dijo...

Jajaja, lo del cerdo lo he vivido en primera persona. Y es tal y como lo cuentas. Pero eso es lo que hay...

Un abrazo Cuke!

Felix The Cat. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cuke dijo...

Puff, tanto tiempo rodeado de enemigos del cerdo... y tú traficando con jamón a escondidas... jejeje.

Anónimo dijo...

¿¿ en la siesta ?? ahhh noooo, eso si que no.

Muete, muete al hijo del altiplano


LOFT

Fran dijo...

Muy buena, me apunto lo de "Buenitos" xD

Y para lo de tu vecino, lo que tienes que hacer es pillar unos cuantos clavos, un martillo y... ponerte a colocar cuadros a las 8.01 de la mañana del domingo.
Si viene a protestar, le dices que vas a cambiar de decoración cada semana, hasta que se te pase el estress que te produce el alto volumen de la música ajena... si él contraataca con más música, llama al 092, dí que se están matando entre ellos y que han puesto música para disimular los gritos de auxilio... xD

Cuke dijo...

Da igual, madrugan y se ponen a colocar muebles... No me molesta tanto como el hecho de que piense que tiene derecho a molestar hasta las 12... De coña.