27 ene. 2010

Hija de la gran pita.

Pasan los días. Mi documentación no llega y reconozco que me estoy poniendo algo nerviosín. Después de haber superado algunos sencillos trámites burocráticos, la espera me está matando. Un consejo: a cualquier organismo oficial hay que dejarle un mes de tiempo aunque digan que se tramita en 24 horas.

Aunque la costumbre en Las Batuecas es de poner una reclamación, no quiero porque en ningún momento me aseguraron el plazo de entrega. Pero como estamos aquí, cualquiera habría montado un escándalo...

Pitita que ha vivido dos guerras mundiales (certificado por su DNI):
- Oiga, quiero que me arreglen esto -dice mostrando un flamante modem usb.
Cukecito muy cansado y con muchísimo trabajo:
- Eso es un producto de telefonía y lo debe reparar su propia compañía de teléfono -contesto alejándome de semejante viejuna ataviada con un flamante abrigo de visón y un ridículo gorro ladeado enorme-.
Pqhvdgm(cpsd):
- ¡¡Cómo!! Menuda mierda de servicio técnico -grita intentando llamar la atención-.
Cmcycmt:
- Señora, mi trabajo no es una mierda, y se tendrá que esperar a que la atiendan -digo en tono fuerte y desagradable alejándome-.

Jefe de Cukecito:
-Oye, necesito que le mires el ordenador a esa señora... -me dice bajito e intentando no molestarme-.
Cmcycmt:
- Ya, ahora iba a ver qué pasaba, pero le he dicho que se tenía que esperar...
JdC:
- Es que la hija se ha puesto a llorar...
Cmcycmt:
- ¿Me estás diciendo que el adefesio que va con la viejuna se ha puesto a llorar?
JdC:
- Sip...

Cmcycmt:- Hola, buenas tardes... A ver qué le ocurre al ordenador -digo mirando al adefesio que rozando los 50 llora sobre el mostrador-.
Hija de la gran pita:
Cmcycmt:
- Probemos nuestra conexión...

Mientras probaba la conectividad del equipo, de la amena charla que mantuve con semejante esperpentos descubrí:
Que todavía hay familias en las provincias limítrofes con la capital que ganan muchísimo dinero sin dar un palo al agua gracias al campo que cuidan otros. Que generación tras generación, las adineradas familias (que en algún momento tuvieron alguna lumbrera que merecía algún reconocimiento) van teniendo vástagos cada vez más inútiles y anormales. Que hay profesoras que se merecen que los alumnos les tiren pelotitas de papel, les cuelguen monigotes y se rían de ellas (llorar porque no tienes interné con 50 años me parece demasié p'al body).

Demostrado que el ordenador funcionaba bien, ya puestos en faena, no me importó probar el modem de la compañía telefónica correspondiente.

Cukecito alucinando del déficit cognitivo de la cincuentona maestra que todavía sollozaba delante de él:
- Señora, ¿ha pulsado Vd. el botón conectar?
Hija de la gran pita:
- ¿Qué botón? -pregunta como si acabara de llegar de otra dimensión-.
Caddcdlcmqtsdde:
- Este botón -digo mientras selecciono con el ratón la opción correspondiente a conectar-.
Hija de la gran pita:
- ¿Cómo? -pregunta intentando manejar el ratón como si fuera un perrito arañando la puerta y con ojos de asombro-.

A partir de aquí, la conversación se repitió por tres veces hasta que logró entender que para conectarse a Internet hay que pulsar el botón CONECTAR.

2 comentarios:

Felix The Cat. dijo...

Chico, todos los dias miro por si has escrito algo nuevo. Es lo mas interesante y divertido que me pasa cada semana. Sigue escribiendooooooooo, y mas asiduoooo!!! Bravo!

Cuke dijo...

Seguiré, seguiré y pronto ¡¡nuevas aventuras en América!!