28 nov. 2009

Se pueden ir a la mierda.

Leo sus declaraciones y, por mi parte, se pueden ir a la mierda.Y no sólo en ellos, ellos y todos sus allegados. Ya no sé si siento asco, enfado o simple frustración. Así que me cago en todos ellos.

Ya comenté hace días: millones de euros para cuidar de gente que no quiere nada con España. Vaaaaale, que algún gallego había... Andá, se me olvidaba que también hay gallegos independentistas. ¿Será que todos ellos piensan igual y por eso quitaron el pabellón español y pusieron la ikurriña? ¿Sería una chiquillería? ¿Una broma? Pues lo mismo que si pones una matrícula de lunares en tu coche, mola mucho pero la multa que te ponen la pagas. Si la legislación dice que el pabellón es el español, pues lo pones y punto.

Coincido con don Alfonso y con doña Isabel, pero creo que no se reduce al mundo nacionalista. Años de canción protesta y propagada destructiva han calado más allá.

Estas opiniones vienen de años de una constante "moderna" y "progre": degradar a todos aquellos que ofrecen todo sin esperar nada a cambio. Parece que les jode que haya gente así, que trabaje hasta la extenuación e incluso llegue a dar su vida por los demás. Y hablo habiendo tenido que aguantar un montón de peroratas cada vez que les defiendo. Incluso reconozco haber negado tres veces para evitar enfrentamientos dialécticos.

Para lograr degradarles se han dedicado a minar su moral y su trabajo poniendo trabas económicas y legales, difamando y criticando su labor y, lo peor de todo, permitiendo la gestión de estos cuerpos a cualquier desalmado.

Y lo están logrando, casi nadie cree en ellos. Jueces, policías, militares...

Pudiendo vivir mucho mejor, prefieren pertenecer a algo más grande. Un juez, ejerciendo de asesor privado ganaría 4 veces más, un piloto del Ejército del Aire, ganaría 10 veces más en una aerolínea y no se jugarían la vida.

Pero toda esta gentuza que les maldice, en algún momento, les necesita y allí están para ofrecer su ayuda. No sé si les corroería por dentro el veneno al pedir ayuda o al hacer las declaraciones, pero al menos ven la realidad y reconocen su valor, su trabajo y su dedicación.

Al ver izada la ikurriña como pabellón, yo les hubiera abandonado pudriéndose en el mar, pero ellos tienen un corazón de oro... porque son militares.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

jo... me has quitado las palabras de la boca. Bravo por tantos!

Besos
Isabel

Cuke dijo...

Te debo una afoto Isa...