20 oct. 2009

Maldito alemán.
Te levantas temprano, mandas un fax, desayunas, te adecentas, eliges corbata, te pones los zapatos y bajas andando las escaleras. Llegando al segundo piso te das cuenta de que has olvidado las llaves. Vuelta atrás. Vuelves a bajar las escaleras, sales a la calle y al llegar a la parada del autobús te das cuenta de que olvidaste el abono transporte. Vuelta a casa y cinco minutos de búsqueda por la habitación. Repetimos el camino. Con tantas idas y venidas abandonaste la carpeta en algún lugar. Repites con la memoria el recorrido número 3. Nada. Sigue buscando. Localizas la carpeta en la entrada de casa con las llaves. Ahora sí, 20 minutos más tarde de lo previsto... Parezco un vuelo de Barajas.

5 comentarios:

Patch dijo...

Bueno, al menos tú vives más cerca del bus. Yo si me doy cuenta de que se me ha olvidado algo estando en la parada, ya lo doy por perdido hasta que no vuelva a casa

sueños dijo...

jajajajja, mue hubiera gustado estar en la escalera viéndote pasar, jajajajaja

Cuke dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Patch dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Cuke dijo...

Pues no tiene gracia... :P porque encima voy refunfuñando... grrrrr.