30 jun. 2009

Viejunos Travel Weekend.

Hay que ver el video que adorna el título del post para entender mi forma de ver el tiempo y el espacio. Lo digo muchas veces, pero, parafraseando a Lennon, la vida es lo que te pasa mientras haces planes y tras semanas preparando un viaje con mis progenitores, cualquier cosa puede pasar.

Preparo el coche, lo llevo al taller de los mecánicos mortíferos, pero descubro que el mecánico que está al fondo del taller es sordo y se pone muy contento al charlar conmigo con las manos. Me hace descuento y me regala la limpieza del coche.

Salgo del trabajo, nada de tráfico a pesar de las mil obras que dejan Madrid como Berlín tras los bombardeos. Llego a casa en un satiamén, mi progenitor A vestido y preparado, el B sentado esperando. Las maletas en la puerta, todo listo para partir.

Cojo el coche, lentamente se abre el portón. Todo es perfecto. Y una manifestación pasa por la puerta de casa en ese mismo instante.

Aunque maldigo mi suerte, empiezo a reir de lo cómico de la situación, pienso en Louis de Founes, en Jacques Tati (el video tendría que de esta película, pero me gusta más la escena de "Mi tío"), en los Monty Python. Hasta me acuerdo de las escenas de Ally McBeal en las que se rayaba el disco.

Aguanto el chaparrón de mi progenitor A insultando a los manifestantes.

Salimos del atasco nº1 provocado por los manifestantes y entramos en el atasco nº2 provocado por otros manifestantes en Moncloa.

Sólo llevo 50 kilómetros de recorrido y 2 horas de trayecto (para los de letras, una velocidad media de 25 km/h). Acabo de pasar Torrelodones y ya se me empiezan a hinchar...

Continúa el viaje como planeaba sumándole hora y media. Charlo con mi progenitor A mientras el B ronca como una motosierra. Un poco de radio para informarnos.

Primera necesidad. Pagar el peaje.

Cukecito contento por ir de viaje:
- Progenitor B, despierta y dame mi cartera.
Progenitor B en stand by:
- ¿Qué?
Progenitor A en mute:
- ¿Qué dices?
Cukecito contento por ir de viaje:
- Nada -contesto arrancando de nuevo-.

Continúa el viaje. Comentarios, charla amena y Nino Bravo cantando a su tierra.

Segunda necesidad. Mirar el mapa (aquellos que hayan leído "El cocherito leré" de Ibañez me entenderán bien).

Cukecito irónico:
- Progenitor B, ¿puedes decirme el número de la salida que debo tomar y la dirección?
Progenitor B, más dormido que antes:
- Espera que me pongo las gafas...
Cukecito irónico:
- Tranquila, te he despertado con 50 kms de adelanto.
Progenitor B, 30 kms después:
- Pues yo no entiendo esto. Toma progenitor A, a ver si tu entiendes algo.
Progenitor A:
- Yo es que no veo.
Cukecito irónico:
- Dejadlo, ya me pierdo yo solo.

Tercera necesidad. Parada técnica, no me vaya a quedar como Bocaseca Man.

Un poco de música moderna encubierta.

Llegamos al destino con más de un par de horas de retraso (pero sin habernos perdido, que conste). Todo es precioso pero el cansacio me impide disfrutarlo.

Comienza la jornada tras una arrebatadora noche de ronquidos de mis amados progenitores. Afortunadamente me quedé dormido al alba y algo descansé. Me levanto temprano, voy siempre a tope y tengo que darlo todo porque la ocasión lo merece.

Me deshago de mis progenitores y me uno a familia e invitados. Gente excelente me rodea y paseo arriba, paseo abajo, risas, charlas, comida y sin darme cuenta es tarde, hay que preparase para ceremonia y cena. Tengo que hacer mío el problema de Susanita: mi problema de incomunicación es mi incapacidad de incomunicarme. A pesar del cansancio, me alegro de volver a ver a mucha gente que hacía años que no veía.

Hace unas semanas, en una reunión de antiguos alumnos, me confesaba un amigo que no sabía de qué hablar con gente que no veía desde hace mucho tiempo. Tenía mis dudas sobre ello y no supe contestarle, pero creo que es todo lo contrario y que tienes muchas más cosas de las que hablar. Me alegro mucho de volver a ver a todo el mundo.

Ayudo a mi progenitor B y preparo las cosas para mi progenitor A. Éste, como siempre, tiene que haber olvidado algo. En esta ocasión, ha confundido su insignia y ha traído una preconstitucional. Es demasiado tarde para solucionarlo, además nos da igual (incluso, estéticamente, nos gusta más).

Si la mañana fue divertida, la tarde es emocionante y la velada divertidísima. Más presentaciones, más charla, cena excelente. Llega la noche y sale mi alma de gambitero. Como dice la canción, será porque mi niñez sigue jugando en las playas del medio levante español.

Termino la noche al alba (como Dios manda), charlando tranquilamente alrededor de una mesa.

Hay días que querrías que no terminasen pero, ay, todo se acabó y esta mañana me ha pasado lo de siempre...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

la próxima vez q pases por las rozas y lleves ya 2 horas de coche pásate por casa, yo distraigo a progenitor A y B y tú mientras valoras tus opciones (cortarte las venas o dejártelas largas)ji,ji,ji...

Cuke dijo...

Es la nueva versión de la Operación Lute, conduce o revienta...

Papichu(:-)) dijo...

Es la primera vez que leo tú blog. Volvimos de vacaciones este domingo. Macho! como te lo curras. Me voy a volver un asiduo lector de tú blog.

Recuerdos a los progenitores A y B.

Chiqui.