26 mar. 2009

The truth is out there.

Es mentira lo que decía el agente Mulder. La verdad está dentro de nosotros mismos.

Esta semana, que empezó mal, me ha recordado algunas cosas y debo reconocer que estoy triste. Versionaron Simon & Garfunkel (y Gonzo) una canción peruana que enumera una serie de actitudes frente a la vida: ser clavo o martillo, ser bosque o ciudad. ¿Qué ocurre cuando no puedes evitar ser lo que eres?

Tenor me ha enseñado una foto de mis años mozos en un día especial. Algo ha llovido desde entonces sobre proyectos, metas e ilusiones. ¿Ha cambiado algo?

Hoy he podido saludar a Denis Shapovalov y le he podido agradecer un momento especial en mi vida, porque me ha recordado muchas cosas que tenía olvidadas.

Tal vez sólo deba dejar pasar el tiempo y, como dice el viejuno, con toda la razón del mundo, no debo preocuparme y ser feliz. Tal vez sólo debo concentrarme en hacer las cosas bien.

3 comentarios:

Patch dijo...

Lástima que ayer no pudiera acompañarte, me hubiera molado conocer también al hombrecillo ese ¡y pasar el rato contigo!

Kesos muchos

Cuke dijo...

De hombrecillo nada que era tan grande como yo. Una pena porque fue un concierto precioso y poder entrar a la zona de artistas, una experiencia.

Tenor dijo...

La próxima vez avisame y me apunto, asi me ahorro una perdida de cartera en el metro.
Por cierto, no hay que pensar sólo en el pasado, y claro que han cambiado cosas, pero bueno, siendo cursilones, la sonrisa de tu cara, sigue igual signo que la felicidad sigue presente en tu vida. No te amargues, ya esta la vida para ello.
Buena clase de violoncello