5 feb. 2009

Más duro que el diamante.

Como la noche ha sido larga en compañía de mi ardor de estómago, aunque no me veía inspirado y no me apetecía, velando me ha dado tiempo a escribir otra entrada.

Una de las asignaturas más curiosas que he cursado ha sido Materiales de Construcción. En ella aprendí, como se intuye en el nombre de la asignatura, las múltiples cualidades de los materiales de construcción. Para los de la LOGSE, detallaré que la dureza de los minerales se viene midiendo de manera clásica por comparativa de unos con otros de manera que el más blando es el talco y el más duro el diamante.

Actualmente hemos logrado un avance tecnológico sin precedentes en el estudio de materiales y en laboratorio se han logrado obtener materiales de gran dureza y resistencia como las fibras de carbono, cerámicas de alta resistencia, aceros ricos en carbono y un sinfín más. Pero el que diga que España está muy lejos de estos avances tecnológicos miente ya que está claro que en España estamos inviertiendo para alcanzar las más altas cotas de fabricación del material más duro del mundo.

En primer lugar, y no podía ser de otra manera, desde el Ministerio de Educación y Ciencia están haciendo grandes esfuerzos para lograr esta meta. Aquí tienen el rostro de la Ministra de Educación negando saber de antemano o haber recibido información sobre la sentencia sobre Educación para la Ciudadanía.

Otro tipo de asociaciones, con apoyo del gobierno y de una irrisoria campaña publicitaria, presumen de favorecer la cultura al tiempo que cobran a diestro y siniestro por respirar. Entre sus pretensiones: cobrar a los Reyes Católicos, a los andaluces, a Paquito el Chocolatero, a las Chirigotas gaditanas, a los internautas, a los traductores, y hasta a los albañiles por cantar en el andamio.

Los pancarteros, como este año no pueden abrir la boca, claman contra los malvados piratas aunque sus películas son tan insoportables que no queremos ni descargarlas. Ahí tenemos los servidores P2P donde nunca encontraras a Camino y sus 6 Goyas (pa' cuatro tristes que la han visto no se han molestado en hacer un screening). Hasta algún díscolo director de cine se ríe de la situación.

En el mundo deportivo también hacen sus intentos por lograr la hazaña y, como adelantó un periodista, el uso de gomina puede lograr endurecerse hasta niveles insospechados.

La ceja circunfleja también está cerca de lograr superar la dureza del diamante. Aguantar todo un programa de televisión sin que se le caiga la cara de vergüenza es digno de estudio... y sus lacayos están al mismo nivel. Hay una mujer que ha logrado cortar el agua en Murcia y Andalucía dos meses al tiempo que se inundaba Zaragoza, prometer 36 desaladoras de agua y contruir 3, al tiempo que sube un 40% la factura sin despeinarse (sabiéndolo desde el principio y siendo avisados), mientras otro pretende ahorrar electricidad regalando bombillas por valor de 300 millones. Hay otro que dice que es Ministro de Trabajo y otro de Economía.

Pero todos se han quedado atrás y, en mi opinión, sólo una mujer podría lograrlo. Sólo ella pudo hacerse tambalear la Sagrada Familia, sólo ella pudo hundir dos túneles, una barriada de Barcelona y el metro de Madrid, sólo ella pudo dejar sin luz varias ciudades españolas durante días, sólo ella puede colapsar la capital, medio país y cerrar las carreteras, sólo ella puede permitir que uno de los aeropuertos más importante de Europa se cierre por 5 centímetros de nieve (que mi querido suizo se partía de risa) y animar a reclamar a los aviones, sólo ella es capaz de aumentar el número de altos cargos y sueldos. Sólo alguien con un rostro más duro que el pedernal es capaz de continuar en su puesto de trabajo siendo tan miserable e incompetente.

A ella, el premio a la cara más más dura que el diamante.

No hay comentarios: