4 dic. 2008

Jørn Utzon.

Así, con letras bien grandes.

¿Y ese quién es?
A muchos ni os sonará, a otros os dará igual pero él era un trocito de historia. Conocerle era algo así como ir a un concierto de los Rolling pero en arquitectura.

Utzon murió el sábado y era uno de los grandes de la arquitectura moderna.

En mi casa se quedaron todos mirándome asombrados por mi sorpresa al escuchar la noticia antes de ir a trabajar. Yo, que nunca hablo de arquitectura en casa, hablando de Utzon.

Creo que merece la pena que escriba un poco sobre él.

Danés, nacido en København (Copenague), fue con Aalto y Saarinen los grandes arquitectos nórdicos.
Hizo varios trabajos interesantes sobre habitabilidad en Dinamarca (Kingo y Fredensborg), pequeñas casas en Mallorca que son lugar de peregrinación de arquitectos y algunos grandes proyectos como la Asamblea Nacional de Kuwait. Asiduo visitante de España (con residencia secreta temporal en Mallorca), intenté conocerle en una charla que dió hace diez años en Sevilla sobre varios proyectos que hizo en España.

Pero Utzon pasará a la historia como el hombre que logró hacer de su obra el icono de la ciudad de Sidney. Curiosamente, el otro arquitecto del que me declaro devoto, Louis Isadore Kahn, dijo sobre este edificio: "El sol no sabía lo hermosa que era su luz hasta que se reflejó en este edificio".

¿Y porqué su obra es interesante?

Hay que empezar por conocer el gusto nórdico por los materiales. Los nórdicos cuidan el diseño y los materiales como pocos (me encanta el centro danés de diseño) y para aquellos a los que no nos llega el presupuesto, siempre nos quedará Ikea. Este cuidado casi espiritual por los materiales hace que la obra de estos arquitectos sea siempre agradable y cálida.

Alguien que cuida tanto los materiales, siempre buscará la funcionalidad y el estilo. Así, sus obras siempre cuidan los detalles para el usuario y la funcionalidad. Como no logro encontrar fotos de las casitas Kingo y sus patios interiores, pongo de ejemplo la famosa serie de artilugios que hizo Aalto para el Hospital de Paimio, que ha sido nominado como Patrimonio de la Humanidad. Cuidó tanto los detalles hasta el punto de diseñar grifos que no suenan al gotear para no molestar a los pacientes.

Luego está la habitabilidad de los espacios y la luz. El nórdico tiene un concepto del lugar interior y de la luz muy complejo ya que pasa la mayor parte del tiempo dentro y sin luz. Esto hace que el cuidado de los espacios y la situación de ventanas sea asombrosamente cuidada (me encanta esta foto).

El primer tratado de arquitectura, firmado por el romano Vitrubio, decía que la Arquitectura, la buena Arquitectura, tenía que ser firme, útil y bonita. Si además de eso, se convierte en referencia, es Historia.

D.E.P.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

se como te sientes. La semana pasada murió Crichton.

Giggio

Cuke Zapater dijo...

Se me olvidó escribir sobre él también...

Anónimo dijo...

pues no copies mi blog


Giggio