14 nov. 2008




Sin tiempo libre.

Mi ritmo de actualización ha subido gracias a la gran cantidad de anécdotas que he acumulado en los últimos días pero no está relacionado con el tiempo libre disponible.

Como no dispongo de tiempo libre, mis viajes en transporte público están directamente relacionados con dos de mis tres vicios reconocidos: la lectura y la música. El tercero, comer, me resulta incompatible con el metro. Como diría Hannibla Lecter, "no es comer en el sentido en el que yo lo entiendo".

Bien. Pues he salido de casa, he abierto el bolsillo, he sacado los auriculares y he comenzado a desenredarlos. He entrado en el metro, he salido del metro, me he montado en un autobús, he llegado al destino y todavía quedan nudos en el cable.

¿¿¿CÓMO COÑO SE HACEN ESOS NUDOS???

No puedo más que recomendaros el blog de Alberto Montt y sus dosis diarias.

1 comentario:

Anita dijo...

tu blog es genial!!!Me río un montonazo con tus anécdotas...es más no he podido contenerme y te he tenido que escribir!!( con la de los cantantes griegos me has matao' xDD)

besos.