20 nov. 2008

¿Por qué no te callas?

Tengo el problema de que no puedo evitar decir lo que pienso y más de una vez me he dicho la famosa frase. Entre mis momentos estelares están denunciar las ausencias reiteradas de los profesores Tuñón y Mansilla en clase, acusar a un cliente de intento de estafa por intentar devolver una agenda rota por él mismo y pedir a un macarra en el metro que dejase en paz a una chica.

Abrir el periódico cada día me supone un suplicio porque cada página que paso me cabreo más y más.

20 millones de euros para hacer un grafitti en un techo. Si no me salen mal los cálculos, como con Nescafé, es un sueldo de un millón de pesetas cada día durante los próximos 10 años... Me parece que alguien se ha hecho rico a costa de los españoles y lo peor es que me intentan convencer de que es un gasto en ARTE. Pues mira, yo el arte me lo paso por el forro cuando me intentan tomar el pelo y me dicen que no hay dinero para construir carreteras, colegios, embalses de agua, hospitales... Seguro que hay 30 artistas geniales que te pintan la cúpula por la cuarta parte de lo que se ha gastado Barceló. El esnobismo que desprenden las declaraciones de los subnormales que han pagado la factura me parece de juzgado de guardia. Lo siento señores pero con mi dinero, sabiendo que hay gente que se está quedando en la calle, no se pagan lujos y además, yo con el arte moderno tengo la misma opinión que el Gañán.

Pasando página sale un señor que oculta los cadáveres bajo la alfombra y evita la libertad de expresión de mano del revolucionario en chándal de marca multinacional capitalista creada en la Alemania nazi. ¿Éstas son las civilizaciones con las que nos queremos aliar? A lo mejor se refieren a las civilizaciones como la del presidente que viste a las mujeres con sacos como imagen aperturista.
Pues nada, encima aquí en las Batuecas, no llevan uniforme al cole y les dejamos que se hagan la foto del DNI con velo. Yo en la próxima foto voy a salir con boina y le voy a decir a Iván que salga con su gorra de los Celtics.

También a Bono le mandan callar sus compañeros por pensar que, si en la calle Arenal hay una plaquita que dice que ahí vivió el Ratón Pérez puede haber otra en la Carrera de San Jerónimo donde vivió doña Maravillas (pongo doña para remarcar la laicidad del comentario).

Y por último veo el revuelo causado por la muerte de un chaval en una discoteca. Todos se rasgan las vestiduras y piden justicia pero nadie reconoce sus errores. Y empiezo por mí como educador. Cuanto más joven, más injusta me parece la muerte de una persona pero me parece que las cosas están yendo demasiado lejos y, a sabiendas de que mi opinión va a ser politicamente incorrecta y contraria al buenismo imperante, diré que son culpables:

El director de un colegio que permite que sus alumnos, todos menores de edad y sin consentimiento paterno, salgan en televisión a las puertas del colegio.
El mismo director por montar una cortina de humo denunciando los hechos. Me pregunto dónde celebraban los alumnos la cena/fiesta de fin de curso...

Las amigas del fallecido que rápidamente publicaron las fotos pero han sido incapaces de reconocer a todos los porteros de discoteca que intervinieron y han reconocido publicamente que habían bebido alcohol siendo menores en un "botellón". Qué curioso, dos delitos en una sola declaración.

Los padres de los alumnos por consentir que sus hijos, menores de edad, asistan a locales donde consumen alcohol.

La actuación del ayuntamiento que aún no ha conseguido regular los problemas derivados de la ley de locales nocturnos ni el problema del "botellón".

El gobierno por no tener una legislación en condiciones sobre personal privado de seguridad.

Los amigos del fallecido por no haber intervenido en la pelea y haberse llevado a Álvaro antes de que le mataran y después denunciar a la exnovia del portero y acosarla. Me parece una gran cobardía pedir ahora justicia y reclamar venganza "porque esto no va a quedar así". Esto no tenía que haber pasado si hubieseis actuado aquella noche.

Y por último, es culpable el mismo Álvaro. Lo siento por ti, por tú familia y tus amigos pero también eres culpable. No sé qué te impulso a enfrentarte y llamar gordo a ese animal pero cuando eres menor y te has "colado" en un local para adultos, tienes todas las de perder frente a un matón de discoteca. Cuando un tipo de más de 100 kilos te dice que te vayas, uno se calla y se va.

¿Por qué no te callaste?

3 comentarios:

Patch dijo...

Pues mira por donde, andaba rumiando yo algo equivalente precisamente porque mi tamaño hace que sea yo siempre la que lleva las de perder :) También me ha escandalizado lo de la peña saliendo en todas partes...

Cuke Zapater dijo...

Hola Patch, pensaba que habías muerto sepultada bajo un montón de trabajo.

Aunque seas de mi tamaño siempre tienes algo que perder y ellos no.

Pérez Reverte escribía el domingo también sobre lo mismo sin saber lo que iba a ocurrir y me inspiró.

Siento haberte robado el post...

Loft dijo...

a ver, le sacaron por discutir con un amigo. En la calle insultó al monete, y en la calle, donde todos los gatos son pardos, en ausencia de testigos le reventaron la caja torácica.

Los profesionales de las puertas saben cuándo zurrar y dónde

De todos modos estoy de acuerdo en:
- que haces en locales donde se bebe
- que haces llevando la contraria a nadie en un local de esos
- qué hace tu director fomentando el hedonismo de salir en la tele
- qué hace ZP, Esperanza y Gallardón sin regular el tema
- qué hace nadie sin declarar lo que realmete vivió