27 nov. 2008

Bolonia, esa gran desconocida.

El plan Bolonia tan criticado por los sindicatos estudiantiles y demás grupos, no es malo. No digo que sea perfecto, pero malo no es.

Para empezar, el Plan Bolonia es un plan de reforma y, por tanto, debería resolver algunos de los problemas actuales, lo cual debería ser positivo.
Tomo como referencia los siguientes problemas:
  1. La FP minusvalorada y degradada. ¿Por qué FP significa fracaso? ¿Por qué un buen estudiante es obligatoriamente llevado al Bachiller y a la Universidad?
  2. La necesidad de obtener títulos universitarios para acceder a puestos de trabajo de inferior categoría. Licenciados en Historia como administrativos, filólogos como traductores y un largo etcétera.
  3. La Universidad como lugar para obtener un título. La "Uni" se ha convertido en un lugar por el que la gente sólo pasa para obtener un título, no hay espíritu cultural, ni gusto por aprender.
  4. Diplomaturas y Licenciaturas, dos titulos universitarios y un destino. Hay clases de universitarios: los ingenieros, los médicos, los técnicos... y así en una escala en la que las diplomaturas quedarían en últimos lugares. ¿Por qué esta clasificación? ¿No son todos universitarios?
  5. El mundo se ha hecho muy competitivo y ya no vale una carrera. Postgrado, Master, Master del Universo, Doctorado, curso de especialización... Millones de cursos pero ninguna clasificación u organización en los mismos de modo que encontramos la misma formación en diferentes titulaciones.
  6. Equiparación a nivel europeo. El mundo es multinacional y es necesario que nuestros profesionales viajen, trabajen con personal extranjero y que sus títulos se equiparen a los de otras universidades. Pues bien, con un sistema homogéneo eso está solucionado.
Podríamos seguir pero creo que esto es suficiente para justificar el Plan Bolonia.
  1. Con una formación profesional adecuada y cuidada, no abandonada para alumnos sin ganas de estudiar, se capacitaría a mucha gente para funciones menores como técnicos de laboratorio o administrativos, evitando la degradante situación de químicos, farmacéuticos, abogados, etc. despachando medicamentos, cargando cajas en un laboratorio o haciendo fotocopias. El Plan Bolonia prevé una adaptación de la Formación Profesional en ese sentido, capacitando al personal para la vida laboral real, evitando la masificación universitaria y al mismo tiempo haciendo que el Estado se ahorre un dineral en educación.
  2. Logrando que existan diversos itinerarios para lograr acceder a determinado puesto laboral se evita la masificación de la Universidad y la degradación de la misma. Ya no sería necesario ser farmaceútico para vender aspirinas en una farmacia, con un título de técnico sería suficiente.
  3. Al no ser necesaria la obtención de un título universitario para lograr determinados puestos de trabajo se evita la masificación de la universidad y, es de prever, se mejore el nivel. Esto no consiste en hacer más difícil la obtención del título, consiste en lograr la excelencia académica.
  4. Un único nivel universitario, con la misma carga lectiva (el famoso crédito). Como ya he dicho, actualmente existen unas diferencias abismales entre las diferentes titulaciones universitarias, diferencias que hacen que algunos títulos se minusvaloren porque el actual sistema de créditos es muy injusto. Una asignatura de 5 créditos en Derecho requiere del estudio de un libro de 250 páginas y un trabajo de 50 páginas. Una asignatura de 5 créditos en Arquitectura requiere de la asistencia obligatoria a 40 horas de clase, el estudio de un libro de 500 páginas y un trabajo de 100 páginas. El Plan Bolonia establece un creditaje homogéneo que mide la carga lectiva real de la asignatura, es decir, el trabajo real que requiere su aprobado y todas las carreras van a tener un creditaje parecido. El sistema no medirá las horas que pasa el alumno en la cafetería o la biblioteca, valorará el esfuerzo que requiere aprobar dicha asignatura.
  5. Regulación de las titulaciones. Bolonia propone un sistema de clasificación de los títulos de grado, postgrado, maestrías, doctorados, etc. que organice dichas titulaciones. Esto era algo más que necesario ante la avalancha de títulos de más que dudosa utilidad.
  6. Un único sistema universitario europeo. Si todos nos regulamos con las mismas normas, es normal pensar que todo será más fácil.
Para terminar de responder a las dudas sobre Bolonia que tiene mi querida Mosqueperra, aclarar que las dudas que presentan los rectores y demás dirigentes universitarios se debe a la equiparación de titulaciones. Pongo por caso a un ingeniero de caminos, canales y puertos titulado por la UPM, que ha luchado una media de 13 años de carrera para poder firmar un proyecto. Un estudiante de ingeniería de Italia tarda 5 años en obtener la misma titulación, eso es menos de la mitad. ¿Sería justo permitir a un italiano firmar proyectos en España? ¿Será más barato para las empresas contratar titulados en el extranjero para firmar los proyectos? ¿Qué ocurre con los numerus clausus?
Esto mismo pasa con Arquitectos, Médicos, Enfermeras, etc. por lo que las quejas al Plan Bolonia provienen de muchas universidades pero está derivado de años de inactividad y pasividad por parte de las mismas universidades, que continúan trabajando con planes de estudio anteriores a Franco. Obligarles a cambiar de vez en cuando no está mal del todo.

Por cierto, para aquellos que penséis que me he vuelto un aburrido os presento los nuevos títulos de la UPV, la captación de alumnos y el acceso a la Facultad de Periodismo.

4 comentarios:

Altea dijo...

"Hay clases de universitarios: los ingenieros, los médicos, los técnicos... y así en una escala en la que las diplomaturas quedarían en últimos lugares. ¿Por qué esta clasificación? ¿No son todos universitarios?"
Pues si, son todos universitarios, pero si, hay clases. Un ingeniero superior se pasa media vida para sacar la carrera y es injusto que se le equipare con un un ADE. Y mejor no hablemos de la medicina.

tenor dijo...

Si, por no decir que los tecnicos son igual que los superiores, con un pequeño curso. Bueno a ver que pasa con el tema de las competencias y demás y si a la privada le ponen un poco más de cache por pasar el filtro de bolonia.
agur, un ciccp.

Cuke Zapater dijo...

Jajaja.
Ya sabía yo que alguno de mis habituales entraría al trapo.
Personalmente no sé si quemaría indiscriminadamente primero todas las facultades de ADE o las de Políticas.
Eso sí, la bomba H la reservo para colocarla en la "Moqueta" del campus de Somosaguas, único campus del mundo con un aula reservada para fumar "porros". Bueno, creo que hay otra en la Autónoma.

Mosky dijo...

A ver, la intención será estupenda, pero la forma es una mierda. Con Bolonia se camufla la actualización de la universidad española, pero en el movimiento, para simplificar, nos referimos a todo como Bolonia. El mismo perro con otro nombre no hace que sea un perro diferente.

A partir de ahora será el mercado el que determine qué universidades deben seguir abiertas, y precisamente eso es lo peor de lo peor. Una cosa es adaptar los títulos al mundo de hoy, sin olvidar nunca la importancia de ciertas ramas menos útiles al mercado pero siempre buenas para el desarrollo del conocimiento, y otra es coger y ofrece al mercado obreros cualificados para desarrollar la función que el mercado necesite. ¿Qué pasará cuando no necesite nada? ¿Adiós al conocimiento, a la investigación?
Que dignifiquen la FP y se dejen de tonterías. ¿Soy la única que se indigna? Si los diferentes itinerarios pasan por el grado, no sólo la universidad sigue masificada sino que aquellos que necesitan una formación más específica se ven retrasados!!

Hay muchas, muchísimas cosas sin snetido en este plan. La prueba: en el nuevo plan de estudio para periodismo en la universidad de Sevilla, no se incluyen ni lengua ni literatura como asignaturas obligatorias. Son optativas o libre configuración. ¿Lengua optativa para un periodista? Así van las cosas, y negarlo es un pa ná.

El plan Bolonia tendría una finalidad última de la leche, pero lo cierto es que su aplicación práctica está llevando a movilizaciones estudiantiles por toda Europa. Cuando el río suena, agua lleva.

Échale un vistazo a esto
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=76606&titular=no-somos-tontos:-carta-abierta-al-secretario-de-estado-de-universidades

Las palabras del Secretario hablan por sí sola...