2 oct. 2008

Hablando de música.

Estaba con mi querido McPérez y llegamos a dos conclusiones.
1ª. No toda la música culta es buena.
2º. La música moderna ha generado o ha estado relacionada con más movimientos culturales que toda la música culta a lo largo de la historia.

Con esto quiero decir:
Que la inteligencia y el buen gusto no están directamente relacionados con escuchar a Wagner. Yo escucho música de Wagner y me entran ganas de invadir Polonia (Woodie Allen dixit).
Que una discoteca sin un par o diez de discos de rock, pop, funky o lo que quieras no está completa.
Que la música dodecafónica es insufrible (sólo hay que leer la explicación de las piezas).
Que el jazz más cultureta es un coñazo.
Que para entender y conocer bien el siglo XX hay que entender y conocer su música y pongo como ejemplo la banda sonora de Forrest Gump.
Que escuchar a los comentaristas de determinados medios hablar de música es insufrible.
Que las famosas grabaciones de 1932 por el célebre pianista soviético bajo la dirección de Johann Sebastian Mastropiero... son una mierda y se oyen como el culo (sí, será histórica y todo lo que quieran pero es una mierda).
Que la mayoría de orquestaciones de música moderna son música de ascensor.
Que no conozco a ningún músico o grupo que haya reunido a tanta gente como Simon y Garfunkel en Central Park (más de 500.000 personas en un único concierto) o haya emocionado tanto su muerte como la de John Lennon.
Que cada uno escuche lo que le venga en gana que para eso tenemos orejas.

Y para termiar sólo quiero decir que estoy hasta las gonadas de pedantes que me hablan de temas intentando demostrar que si no les entiendes eres un analfabeto.

No hay comentarios: