9 may. 2008

Queridas amigas enamoradas de anormales:
En las reuniones de hombres (hay que decirlo con voz profunda y carcajada grandilocuente) suele darse alguna coversación sobre relaciones con mujeres, lo que en algunos casos da lugar a hablar de
Puede parecer pueril cuantificar pero, a veces, en la vida hay que simplificar y establecer unos criterios que garanticen unos niveles de exigencia y calidad.
Os ruego establezcáis unos criterios mínimos de normalidad teniendo en cuenta al menos unos cuantos elementos: higiene, economía, urbanidad, edad, estado civil, estado físico y salud mental.
Todo sujeto que no cumpla al menos seis de ellos, queda totalmente descartado (y no vale hacer trampas).
Aceptamos guapo, rico, caballeroso, veinteañero soltero, sano que le huele el sobaco o los pies (algún defecto tendría que tener).
No aceptamos a rico, atractivo, educado, cincuentón divorciado, con hijos mayores que tú. No, ninguno de ellos es buena opción.

No hay comentarios: