9 may. 2008



Me llaman Bobby.
El sentido afecto y el respeto de mis compañeros de trabajo, así como la refinada y académica forma de comunicarnos, se puede ver claramente reflejado en los múltiples motes de los que dispongo, el más usado: Bobby.
Como bien sabéis, Bob es el diminutivo de Robert, y Robert es el nombre de pila de Mr. Incredible (sí, incredible, si pusiera Sr. pondría increíble).
Todo mote tiene un origen y este no iba a ser menos. Disfrazado de un casual parecido con el protagonista, la verdad es bien distinta y la realidad siempre supera a la ficción: así es como me convertí en Bob Parr. Ahora llevo tirantes.
Como díría mi amiga Pípin: yo nunca pedí estos poderes.

No hay comentarios: