2 may. 2008


Desde el miércoles me ronda la cabeza.
¡¡Cuánta razón tenía Sebastían!!