13 abr. 2008

Otro día de historias increibles y un montón de cosas más.

Hoy, tras la correspondiente visita matutina hospitalaria, me he ido a trabajar para recopilar otra serie de historias increibles como las que me ha recomendado mi querida Pipin, de otro bloggero coleccionista de historias increibles.

Aunque ZP no quisiera hablar de crisis económica antes de las elecciones, el mismo día que ha tomado el cargo, Solbes ha decidido inyectar un par de euros a la economía a ver si la reactiva. Suspicious...
Así, con la crisis a cuestas, es difícil trabajar. Muchas preguntas y pocas ventas. La única de la mañana ha sido un tipo nervioso, de los que te reprenden y recelan de todo lo que le dices. Como no estoy para muchas tonterías le he espetado: "Mire, si lo que le digo no le convence le dejo con alguno de mis compañeros". A partir de ahí, todo bien.
Por la tarde ha venido el primo de El Cordobés, con un jamón y un poblema en el ordenadó de su hija. Es majo y educado pero por ahorrarse un par de perras gordas luego pasa lo que pasa.
También vinieron mis incondicionales: Zapatófono y Zanahorio.
Y para rematar la tarde, el hermano de una gran clienta. 3 horas de trabajo configurando un MacBook Air. Claro, el jefe me ha sacado la amarilla por pérdida de tiempo.

Me gusta mi trabajo y si no me gusta, al menos lo he aceptado como es, no espero que cambien los clientes. Tal vez esa es la dificultad de mi trabajo. Ver que tu trabajo sirve y que haces algo que otros no son capaces de hacer, ya no sólo en el aspecto técnico, en la paciencia a la hora de aguantar el tipo sin desesperarte cuando las cosas no salen bien, cuando te hacen cien preguntas a cual más retorcida, manías, malas caras, malos humores, malos humos, malos malos, malos malotes, malos malísimos, malos olores, malos mafiosos, malos tontos, malos listos. Vamos, malos malosos.

En el hospital escuchaba a unos papás hablar sobre su bebé y lo que haría... ¿y si él no quiere? Les escuchaba como si fueran a elegirle, a moldearlo de manera que cumpliera con sus espectativas. ¿Una nueva selección de razas? ¿Y si tu hijo no quiere? ¿Y si él es feliz haciendo otra cosa? Aunque creo en la predisposición genética, aun creo más en el espíritu. Si el violinista quiere jugar al rugby o el arquitecto ser maestro, ¿qué vais a hacer? Tal vez estamos confundiendo nuestros principios, o nuestro fin.

Y la noticia importante de hoy: aunque ya tuvieran grabadas algunas escenas de la película, han descartado a Tita Cervera para el papel protagonista y Rose MacGowan será la nueva Barbarella. Barbarella es aquella heroína que mataba a los malos a orgasmos, o era al revés...
Ver para creer.

3 comentarios:

Loft dijo...

¿ amarilla por pérdida de tiempo?
En tu caso, que eres torista, deberías decir que te han tocado dos avisos y a punto estuviste de que Florito se llevase al toro al corral

Ada sin H dijo...

Entiendo que Tita ya no mate a nadie a orgasmos pero no veo yo a la MacG como Barbarella...

Invítate a una caña en la uni, payoooo

Cuke Zapater dijo...

No hicieron falta, al final me sacaron a hombros con las dos orejas.

Para invitar a una caña en la uni, primero hay que ir a la Uni... pero eso está hecho, llevo a mi padre a que le puntúen y allí me tienes.