19 ene. 2008

Esas extrañas relaciones que logra Internet:

Reciclaban en LDTV un programa de Cesar Vidal.
En él habalba de una serie de artículos que escribió este verano explicando la política española a un imaginario amigo americano (1 2 3). A mí me ha pasado muchas veces con mi petit suisse, intentar explicar lo español es cuando menos gracioso y siempre cercano a la Ínsula Barataria.

Un enlace me ha llevado a este post en un blog: "El tiburón del capitalismo sale de la madriguera"de Joe White.
Y por el mar corren las liebres. Tralalá.

Y hablando de liebres, he encontrado esta otra joya: El conejo es "sano, ligero, apetecible y barato" de Joe Push.
¿Esto querrá decir que en tiempos de inflación es más fácil ligar? ¿Por qué independientemente de la economía yo no ligo? ¿Si voto a su partido me aseguran que comeré conejo? ¿Si me pongo flores en el pelo ligaré más? ¿Y si me hipoteco hasta las cejas? ¿Esto es un apoyo a la cunicultura? A mi abuela le gustaba mucho el conejo y un verano tuve conejo para comer un mes (o más), abrías la nevera y el conejo te miraba, pero nosotros le rehuíamos la mirada y cerrabamos la puerta rápidamente. Con el tiempo el conejo era como de la familia, te daba los buenos días, te decía si había restos para cenar, dónde habían escondido los dalkies y nunca votaría a los rojos...

Y hablando de familias, Mary Column of the Valley me ha dejado esta perla: "Mi hermano, mi padre y mi abuelo son informáticos". Y toda la inteligencia de la familia se quedó en ellos.
Entiendo que tu hermano sepa algo de ordenadores, concibo que tu padre estudiara algo parecido a una ingeniería y actualmente use un ordenador, pero tu abuelo... ¿le hizo la instalación del router a Tutankamon en las pirámides? Está claro que tu familia no invirtió suficiente en tu educación.

Y como yo recibí una exquisita educación me he dirigido a Pitita van Tutankamon y le he dicho: "Señora, le repito que estoy hablando con este señor. Si me permite, voy a continuar ayudándole y la atenderé muy gustosamente cuando termine".
La señora, muy molesta, ha contestado: "Si le molesta, no lo haga".
Él ha contestado: "Si sabe que es un incordio, no salga de casa".
¡Olé!

3 comentarios:

Patch dijo...

Lucas, la política española no la entienden ni los propios políticos. De hecho, yo creo que cada vez que salen en la tele, le preguntan al asesor de imagen quiénes son los buenos y quiénes los malos.

Cuke Zapater dijo...

¿Política? ¿Quién ha hablado de política? Ay, Piticli bonico...

Laura dijo...

Olé por el comprador!!!!