27 nov. 2007

Hace diez años.
No lo entiendo.
Un hombre era liberado de una horrible tortura en un zulo.
No lo entiendo.
Pues todavía algunos me difienden a los criminales que cometieron, ordenaron, ayudaron o apoyaron semejante barbaridad.
No lo entiendo.
En aquel tiempo me daban clase estos dos señores. Semejantes plumíferos, muy ocupados en sus proyectos y actividades particulares, no se presentaban la mitad de los días y nadie les despidió.
No lo entiendo.
Hoy, les felicitan por el trabajo que realizaron mientras no estaban en su trabajo.
No lo entiendo.

Y lo peor de todo es que me da miedo.

6 comentarios:

Fran dijo...

Mansilla y Tuñón la misma mierda son.

PepePaco dijo...

Menudo par de hijos de puta. Me acuerdo del día que te suspendieron porque no te habían corregido nunca y delante de toda la clase contestaste que era porque ellos no iban nunca a clase... menudo cabreo. Jajaja.

Rafita dijo...

A la hoguera con ellos, y con Pinilla, y con los Pepes, y con Vicens, y con...

PijusMagnificus dijo...

¡¡MUERTE!!

Patch dijo...

Yo creo que lo de los profesores de universidad es un poco rollo Papá NOel, por la cosa de la ubicuidad...

Ada sin H dijo...

Uy... pues a mí me encantaría ser una supercatedrática de pro y no hacer ni la hueva en el aula... y ganar premios y más premios por proyectos y experiencias que, en realidad, se curran mis alumnos.... ainssss ¡qué injusta es la vida! Hace diez años yo estaba haciendo lo mismo que ahora... pero con menos alumnos =D

¿¿¿¿Que te suspendieron???? ¿¿¿A ti??? ¿¿¿Esos dos??? ¡¡¡MUERTE!!!