22 ago. 2006

Llegan días de verano:
Y cual adolescente en la reposición de verano azul me he reencontrado con mis amiguitos y amiguitas, jóvenes y jóvenas del mundo y parte del extranjero.
En esto que, entre reencuentro y reencuentro, nos ponemos nostálgicos y recordábamos que todo tiempo pasado fue... mejor. Así pues, para reponerme de mi melancolía me fui de compras y me compré un par de pantalones y un libro: "The Melancholy Death of Oyster Boy and Other Stories" que me lo podía haber comprado traducido, pero no, así soy más guay y más gafapasta.
Al principio me he reído con las ocurrencias de Tim Burton pero al final me ha dejado un regustillo amargo cual caramelo de café que me ha dejado lloriqueando abrazado a Buffer (y eso que le huele el aliento cantidubi).

1 comentario:

Patch dijo...

Te tengo que dejar Coraline de Neil Gaiman que está en ese rollo.

De todas maneras, lloriquear te viene bien que luego andas con lágrimas sintéticas...