23 jul. 2006

¡¡Fumemos, Fumemos!!
Estoy hasta el gorro de estas normas estúpidas. Tres cenas y tres horas de espera porque la sala de fumadores está llena mientras que la de no fumadores está vacía. ¿Dónde quedó la libertad de empresa?

"He sido tolerante con tus habitos de fumador. Pero si sigues fumando en esta sala, pasarás el resto de tu vida creyendo que eres una niña de siete años. Y dejaré que Jean te haga trenzas."