14 ago. 2017

Pongamos que hablo de Juan. Actualizado.

Todos hemos oido hablar de Juana. Es terrible y muy triste la situación por la que están pasando, pero no me interesa ahora su historia y sí la percepción social.

Quiero aclarar que nada de lo que digo va a favor ni en contra de los protagonistas de esta triste historia, porque siempre hay dos versiones en estos conflictos y por terrible que suene la versión de una u otra parte, nosotros no sabemos nada más que lo que nos quieren contar.

En este artículo sólo quiero reflejar lo diferente que sería la historia de mi protagonista que, como ya sabéis que soy más de contar historias, os voy a contar lo que le sucedió a un chico de 23 años de Granada, pongamos que se llama Juan.

Juan se fue a Londres para aprender inglés. Allí conoció a Francesca, italiana 10 años mayor que él y se fue a vivir con ella.
-¿No vas un poco rápido? Ella es mayor pero tú eres muy joven-le decía a Juan su madre-.
Pronto ella quedó embarazada, nació su primer hijo y se trasladaron a su pueblo en Italia.

Una noche Juan salió de fiesta con sus amigos, volvió a casa de madrugada y Francesca le impidió pasar al cuarto. Juan, enfadado, comenzó a romper las cosas de Francesca (portátil, documentos, etc.). En la pelea, Francesca pegó a Juan, que tuvo que ser atendido en el hospital. Juan detalló la pelea al médico, que no consideró necesario denunciar nada (¿¿malos tratos a un hombre que ha salido de fiesta??), al igual que los 'carabinieri' que definieron las heridas como resultado de una pelea después de una noche de copas.
-¡Cómo se te ocurre ir de fiesta dejando a tu mujer sola con el niño!- se enfadó la madre de Juan al enterarse-.

La familia de Francesca, y el pueblo en general, comenzaron a criticar despiadadamente a Juan: es un jovenzuelo alocado, un mal padre, un fiestero, irse de fiesta con los amigotes, dejar sola a la madre, borracho, macarra metido en peleas, romper la casa de ella... En Granada la cosa no mejora y, bajo esta presión, Juan decide separarse e irse con el niño.

Francesca le denuncia por abandono del hogar y el juez le niega la custodia a Juan, debe entregar el niño a su madre, así como pasar una pensión de manutención a Francesca.

Con el tiempo, y por el bien de su hijo, Juan y Francesca resuelven sus diferencias y vuelven a convivir. En esta ocasión deciden irse vivir cerca de la familia de ella y montar un negocio rural con su ayuda. Nace su segundo hijo y todo parece ir bien.

Rápidamente las cosas se complican de nuevo. Él se siente encerrado y aislado en un pueblo, se le exige atender el negocio y a los niños, el agobio crece, el intenta evadirse. Francesca empieza a presionar a Juan ante su actitud dejada. Vuelven las discusiones y las peleas.
-Debes ser responsable, tienes un negocio y dos hijos -le recuerda constantemente su madre-. Ya no tienes 23 años.

Juan intenta denunciar malos tratos. Sin partes de lesiones realmente importantes y en su situación, nadie le toma en serio. Los del pueblo dicen que deben arreglar sus problemas entre ellos.

Agobiado ante la presión y las continuas peleas, aprovechando las vacaciones de verano, Juan coge a los niños y vuelve a Granada con su familia. Nunca volverá a Italia-¿Pero tú estás tonto?-pregunta su madre-. Vuelve a Italia y devuelve los niños a su madre antes de que tengas un problema.

Al poco tiempo Francesca denuncia a Juan y rápidamente el gobierno italiano toma cartas en el asunto: un hombre abandona su hogar, rapta a sus hijos y cruza la frontera sin permiso expreso de la madre, recordemos, existiendo un trámite de separación y sentencia correspondiente previos que daban la custodia a la madre.

Dada la presión mediática, el embajador italiano presenta una reclamación al gobierno español, que viendo la situación de indefensión de los menores y el incumplimiento de la sentencia, Juan es declarado en busca y captura. No hay manifestaciones a su favor y rápidamente es detenido en el trabajo (del que es despedido automáticamente), llevado al portal de su casa para recoger a los niños rodeado de vecinas al grito de secuestrador y detenido durante 48 horas mientras el juez le "congela" la cuenta corriente. Juan busca un abogado, apela al TC y al tribunal europeo para ralentizar el proceso, no existe opción de huir en secreto con los niños que han pasado las 48 en un centro de acogida de menores esperando a su madre.

Las asociaciones correspondientes se movilizan en defensa de los derechos de la madre y por la devolución de los niños. No hay asociación de apoyo para hombres y Juan se ve más abandonado todavía. Mientras, la madre poco a poco va influyendo en sus hijos en contra de su padre.

Juan manda un mensaje a los medios que es tergiversado y se convoca una manifestación en apoyo a Francesca y la vuelta de sus hijos.

Nadie escucha la opinión de los psicólogos y pediatras que han tratado a los niños. Nadie pregunta a los niños. Juan termina tres meses en prisión y ve a sus hijos cada 15 días en un centro siempre acompañado de los servicios sociales.

Todo esto lo podéis leer en otra versión aquí.

Y a esto se le llama Ley Asimétrica.

Todos los detalles aquí expuestos sobre casos de divorcios, denuncias, acusaciones y demás son reales (aunque corresponden a varios hombres).

12 jun. 2016

Thank you Mr. Feldman.

Simplemente eso, gracias Sr. Feldman.
 

Y para los de la LOMCE:
https://es.wikipedia.org/wiki/Marty_Feldman

6 feb. 2015

Laquenodebesernombrada

En la historia de todos los superhéroes hay mujeres. Lois Lane, Catwoman, Pepper Potts, Mary Jane Watson, Aldonza Lorenzo, Ofelia... son algunos ejemplos. Como buen superhéroe que soy, en mi historia ha habido algunas mujeres. Desgraciadamente, con la que más aventuras he vivido ha sido con Laquenodebesernombrada. Lógicamente, su condición dificulta muchísimo narrar mis aventuras y hace casi imposible su publicación.

Nuestras vidas han caminado paralelas sin que nosotros lo supiéramos de forma sorprendente y los conspiranoicos podrían volverse locos si revisaran nuestros pasos. Una historia digna de un documental sobre la serendipia. 

Estudiamos en la misma universidad, frecuentamos los mismos lugares y las mismas personas separadamente y en distintas épocas. Nunca coincidimos a pesar de la cantidad de lugares en los que podríamos habernos conocido antes. Ni vivíamos en el mismo barrio ni teníamos amigos comunes hasta aquel extraño momento en el que nos conocimos en un patio de colegio. Las primeras palabras que me dedicó fueron más que premonitorias y en latín: Indivisa Manent. Así, a modo de conjuro sacado de un viejo libro de hechizos...

Laquenodebesernombrada nunca creyó en mis superpoderes. Supermedianía, me llamaban en sus reuniones del hampa. Y nunca reconoció mis superpoderes, lo que fue su perdición.

5 ene. 2015

Una de cine.

Como siempre en las Batuecas, en el mundo del artisteo se quejan algunos famosos productores, directores y actores de cine del daño de la piratería, de la caída en picado del número de entradas vendidas, del IVA, de la falta de subvenciones y la culpa del gobierno y bla bla bla. Los de siempre con lo de siempre.

Esto sería más de lo mismo si no hubiera leído que al otro lado del Atlántico también han comenzado a decir tonterías algunos señores que yo creía más inteligentes.
Leyendo este artículo que enlazo, no le doy la razón ni a Spielberg ni a Lucas.
El primero es productor de mierdas repetitivas como Transformers ¡¡¡3!!! o Intentarérepetiréxito Jones 4, así como director de estocreoqueyalohevistoysécómotermina Super8.
El segundo se hizo muchimillonario destruyendo la magia de la Guerra de las Galaxias produciendo, dirigiendo y escribiendo la mierda interestelar de los episodios 1, 2 y 3 de la misma saga.
Depp no puede vivir haciendo siempre de Sparrow, Costner no puede pretender recuperar su fortuna repitiendo con un personaje como Jack Ryan y los musculitos de geriátrico no pueden pretender repetir éxito 3 veces ni con pastillitas azules...

Lo siento pero no puedo dar la razón ni a productores ni actores ni directores. Tampoco a críticos ni cinéfilos. No es lógico que las listas de las películas más taquilleras, las mejor valoradas y las más pirateadas casi no coincidan en ningún título.

Las grandes productoras se arruinan porque se empeñan en hacer películas que no son originales, sólo hay acción superheróica y son franquicias de personajes...
Y quien no se lo crea, que lea la lista de películas estrenadas en 2014: Transformers 4, XMen 5, Spiderman 2 bis, 300 2, El planeta de los simios 2, Capitan América 2, Robocop bis...

Hay un problema en el cine y se llaman: productores (que deben arriesgar con cine que de menos beneficios y sea algo nuevo), actores (que deben cobrar menos y trabajar más), directores (que deben hacer su trabajo en condiciones y olvidarse de los efectos especiales) y guionistas (que deben ponerse a escribir algo nuevo de vez en cuando).
Cuando todos ellos decidan volver a hacer cine, me verán comprando una película (porque me niego a quedar sordo en una sala).

Por todo ello y recordando las charlas de cine que teníamos, le dedico a Fidelio el siguiente cuento.


Había un país donde se alimentaba al pueblo con diversos alimentos según sus paladares. Uno podía encontrar restaurantes con finos platos franceses, pequeños bares de tapas suecas y grandes restaurantes con diversidad de platos de calidad. Entre ellos siempre te podías tropezar con pan duro o algún arroz pastoso, pero los platos de menos calidad estaban indicados. La crítica y el público opinaban de forma parecida y todo el mundo disfrutaba.

Llegó la comida a domicilio y se empezó a consumir más en casa. Esto redujo muchísimo el número de restaurantes, aunque la buena cocina se prefería en el restaurante porque mejoraron mucho. Ir al restaurante era sinónimo de un buen ambiente, una buena sala, calidad por todas partes... una experiencia especial.

Lógicamente subieron los precios para mantener esa calidad y los cocineros vieron las ganancias que daban sus recetas. Ganaban por todas partes: el restaurante, la comida a domicilio, las recetas, los programas de la tele... Y también ganaban los fabricantes de microondas, los moteros y hasta los fabricantes de palomitas.

Viendo lo fácil que era vender cualquier plato, comenzaron a fabricar comida basura. Era más barato repetir el mismo plato, sin pagar buenos artesanos que idearan nuevas recetas, repitiendo las mismas recetas fáciles de digerir y de gran impacto, cada día el plato era más grande y jugoso. Cada nuevo plato era más espectacular que el anterior, pero de peor calidad. Cada día era más difícil entenderse, nadie podía fiarse de la crítica, ni de los cocineros más famosos. TODOS comenzaros a vender comida basura.

Y viendo que todos ganaban millones, alguien inventó los ultracongelados. Se podía coger la comida de los bufés libres y congelarla para comértela en secreto en casa. Había profesionales capaces de llenar cientos de tupperwares y luego revenderlos. Incluso había gente de buen corazón que congelaba sus sobras y las regalaba.

Comenzaron a cerrar restaurantes y muchos cocineros se arruinaron. ¿Cómo era posible?

Como a nadie le importaba la calidad el publico había cambiado muchísimo.

Los clientes jóvenes no habían comido nunca en un buen restaurante ni probado nunca la buena cocina. Todo les sabía igual y les daba igual comer en casa que fuera.
Los mayores no iban a pagar un dineral por ir a un restaurante donde la gente estaba gritando y no podían disfrutar de su comida prefiriendo comer la misma basura tranquilamente en su comedor.
Los más aficionados a probar cosas nuevas ya no se arriesgaban a probar el nuevo plato de aquellos famosos cocineros que seguían haciendo chorizos y termiban comiendo de microondas.
Y nadie hacía caso del trabajo de críticos y programas de cocina.

Poco a poco, fueron cerrando restaurantes, arruinándose cocineros, desapareciendo las cadenas de comida rápida y todo el mundo se llevaba las manos a la cabeza preguntándose qué había pasado con aquel maravilloso arte que los alimentaba. Los mejores cocieros volvieron a los fogones clásicos y cocinar delante del público, algunos sobrevivieron haciendo cocina de autor en pequeños restaurantes que seguían abiertos. Otros buenos cocineros se dedicaron a hacer buenas galletitas pequeñas para comer entrehoras y el resto vivió como pudo.

6 oct. 2014

Coaches y Cajas.

Alguna gran lumbrera ha decidido que lo que necesita la sociedad es que personas que han logrado algún éxito en sus vidas nos lo cuenten animándonos a utilizar sus técnicas de alto rendimiento para comprar en el mercado y bajemos al perro a la calle. Si tienes hijos, además tienes que recibir una charla especializada de alguna iluminada de la Liga de la Leche.

A esta idea lo denominan coaching y, según mi experiencia, el resultado de este tipo de técnicas, en el 99% de los casos, termina mal según dos tipos de coaches.

Coach 1.

Este coach es un personaje, normalmente especializadísimo en el campo deportivo o económico, que tuvo cierto éxito en el pasado y pretende seguir viviendo de contar su experiencia y cobrando por horas. Las universidades privadas y las grandes empresas son las principales culpables de la existencia de estos individuos, cuya experiencia se reduce a trabajar hasta el límite en algo, cueste lo que cueste, hasta lograrlo. Lo que no cuentan (excepto Pedro García Aguado) es el número de personas que se perdieron en el camino, nunca lo lograron, abandonaron...

Tras una charla de coaching uno sale pensando:
1. Si me lo curro me voy a forrar como Botín.
2. Si me obsesiono con algo lo consigo seguro.

Cada año estos bonitos consejos llegan a auditorios de 30-300-3.000-30.000-... alumnos de universidades, normalmente de económicas y empresariales, que se lo creen y, cuando llegan a sus respectivos puestos de responsabilidad, comienzan a machacar al personal, a crear mal ambiente laboral y a utilizar tarjetas negras como si el dinero no tuviese ningún valor.

Cuando no, terminan desmayados y exhaustos ante la puerta del tribunal de oposición al que se tienen que enfrentar, con crisis nerviosas incapaces de soportar la ansiedad que ellos mismos se generan o destrozando su propia vida o la de los que les rodean intentando alcanzar un éxito que no existe.


Peligroso, pero se enfrentan a adultos jóvenes. Mucho más peligrosos son el segundo modelo.

Coach 2.

Este tipo de coach suele localizarse en los centros educativos y departamentos de recursos humanos. Nunca ha trabajado de verdad en nada, llegó allí y lleva siglos calentando la silla. No conoce nada del funcionamiento de las empresas ni se molesta, se actualiza escuchando a otros mientras toma café y se declara especialista en selección de personal y orientación educativa.

Yo he llegado a conocer a un parásito que cobraba más de 12.000 euros al mes por realizar esta tarea y enfadarse con sus subordinados tras haber borrado ella misma toda la base de datos de la empresa y pedir un pdf a doble cara.

En mis años mozos mis progenitores pensaron que lo mejor para mí era formarme en un centro de altas esferas donde recibiese una educación excelente y pusieron todos los medios que tenían, y los que no tenían, a mi disposición. Así, terminé en un centro privadísimo rodeado de gente maravillosa e inteligente y de engreídos gilipollas, es decir, como en todas partes.

Llegado el momento de decidir mi futuro, realicé cientos de pruebas psicológicas y me presentaron a un orientador.

Orientador que no me ha visto en la vida y va a decirme lo que tengo que hacer el resto de mi vida:
- Hola Cukecito, siéntate- dijo educadamente-.
Cukecito con granos de acné:
- Hola Orientador que no me ha visto en la vida y va a decirme lo que tengo que hacer el resto de mi vida. Me han dicho que confíe en su experta opinión.
Oqnmhvelvyvadlqtqserdmv:
- Muy bien, muy bien... ¿Y qué quieres ser de mayor? -dijo leyendo los resultados de las pruebas-.
Ccgda:
- Hombreeeee... Querer, querer... Avionista de agua, pero en el fondo sé que tengo que ser Cukecito. Todo el mundo me lo dice.

En ese momento,Oqnmhvelvyvadlqtqserdmv mira una página, la gira, vuelve a pasar, levanta las cejas y dice:
- Nononono... Tú tienes que ser que ser superdirectivosuperimportante y hacer un Master del Universo en nuestra universidad supercara... ¡Con estos resultados! - exclamó asustado-.

Aunque aún no había desarrollado todo el potencial de mis superpoderes, en las pruebas estándar, mis resultados ya eran altamente esperanzadores.

Ccgda:
- Es que yo sólo puedo ser Cukecito... -dije algo apesadumbrado-.

Muchos años después de hacer caso a aquel señor, tras estudiar en prestigiosas universidades y trabajar en grandes empresas con traje y corbata, descubrí que, como me había dicho todo el mundo (especialmente mis progenitores), de mayor yo tenía que ser Cukecito.

Curiosamente, algunos años después de descubrirlo, leí en la biografía de una santa que:
"es una locura no ser lo que se es con la mayor plenitud posible".


Si estos son los guías y orientadores que ponemos al frente de nuestros colegios y empresas, que no os extrañe que los comerciales engañen a ancianos y roben sus ahorros, la gente se endeude hasta perder la vivienda y gaste cantidades absurdas de dinero con tarjetas de crédito oscuras dinero que no es suyo.

6 jun. 2014

Mamarracha busca subvención.

Lo siento, me niego a vivir en un mundo lleno de mamarrachos capaces de apoyar, justificar y valorar positivamente tomaduras de pelo. Mucho más, mamarrachadas subvencionadas y no me refiero al espantajo espatarrado, hablo de los anormales de los palmeros culturetas que celebran la siguiente estupidez y, seguramente, consideran que hay que subvencionarlo:



Une artiste expose son sexe sous «L'origine du... por quoi2news

Si las imágenes no han sido suficiente, pues os doy un par de ideas para que mandéis a la mierda al primer mentecato cultureta que defienda y aplauda la mamarrachada ante vosotros.

No es original porque hace casi 50 años la austríaca Valie Export se hizo famosa por la performance Pánico Genital.
No es innovadora ya que Abramovic lleva años estudiando el trabajo de Valie, haciendo cosas parecidas y reflexionando inteligentemente sobre ello.
No es transgresora porque a diario podemos visitar cualquiera de las millones de páginas web porno o visitar cualquier expectáculo en directo.
No es bonita ni artística porque, por mucho que le atraiga al marsupial señor de la riñonera arrastrado a salir de allí por su esposa, el poema que recita es bastante absurdo: "Yo soy el origen, yo soy todas las mujeres. No me has visto, quiero que me reconozcas. Virgen como el agua creadora de esperma".
Una mamarrachada carente de valor estético o de ejecución ya que sentarse en el suelo abriendo las piernas lo hace mejor y con más gracias cualquier animadora de baloncesto.
No es valiente porque poner en un aprieto e incomodar al personal del Museo d'Orsay no tiene ningún mérito. ¿Se atrevería a hacerlo en Kabul?
La acción reividicativa es absurda porque, si lo hubiese hecho en el Museo Nacional de Afganistan tendría algún valor. En París, donde se ven choteras libremente desde hace más de un siglo en el Moulin Rouge...pues desmerece un tanto.
No demuestra nada sobre tabúes ni sobre igualdad de género ya que si se presentase un hombre de la misma manera, indudablemente sería apaleado y sacado a golpes por acoso sexual, exhibicionismo, etc.

Además, estoy seguro de que cualquiera es capaz de mostrar mucho más talento.



Como siempre digo. El arte, ese mundo de sinvergüenzas.

25 may. 2014

Todos los días.

Todos los días recuerdo a mis alumnos la importancia de llevar el uniforme. Limpio, con cierta diginidad y con la camisa por dentro. Que no se puede ir desnudo por la calle, que hay que ser discretos y elegantes con nuestra vestimenta, nuestros gestos y nuestra forma de actuar.

Todos los días en el patio les recuerdo que lo importante es jugar, que no se puede agredir al compañero, ni pelearse durante el juego. Que jugamos para divertirnos.

Todos los días les recuerdo que debemos apoyar a todos, ser pacientes y respetuosos con los que lo hacen bien y con los que se equivocan, aprender a esperar y dar la oportunidad. Que todas las opiniones deben ser escuchadas y es importante respetar las opiniones ajenas sin imponer las nuestras. Que hay muchas cosas más importantes que un juego.

 

Todos los días les recuerdo que debemos respetar a todo el mundo. Reconocer el esfuerzo y respetar el trabajo de otros, especialmente de las madres. Que no debemos menospreciar ni denigrar a ninguna persona y reconocer sus valores, especialmente a las mujeres.
Todos los días les recuerdo que deben reflexionar antes de tomar decisiones y actuar en consecuencia. Que hay cosas que luego no se pueden cambiar y no se pueden arreglar.
Diego Pablo Simeone, en un momento de la celebración del título de...

Todos los días les recuerdo que deben ser educados a la hora de dirigirse a los profesores y al hablar con sus compañeros. Que no deben hablar a gritos ni con insultos. Que deben pedir las cosas por favor y dando las gracias.

 

Todos los días les recuerdo la importancia del descanso, que deben acostarse pronto y dormir el tiempo suficiente. Que no deben quedarse viendo la televisión o jugando a la consola. Que no hay excusas para acostarse tarde.

Todos los días paso más tiempo recordando estas sencillas normas de convivencia que dando clase de Matemáticas o Lengua porque todos los días tengo un alumno que llega tarde porque se ha quedado dormido, que no hace los deberes porque estuvo celebrando "el cumpleaños de su abuelita", que se ha peleado con otro en el patio, que directamente no lleva el uniforme...

Todos los días me pasan los mismos sesudos informes y estadísticas informándome de lo poco que aprenden, de sus malos resultados académicos, de lo mal que lo hacen los maestros... o de lo poco que saben... o de otras "reflexiones" y de las soluciones. Pero lo mejor de todo es descubrir dónde estaban anoche los que firman esas leyes tan divertidas que me dicen como hacer mi trabajo.

Enhorabuena a los vencedores pero yo, mañana, tendré que volver a empezar a repetir todo.